El Ayuntamiento de Valencia ha comenzado esta semana las obras de canalización de aguas residuales en el entorno de la Lonja. El objetivo era cortar la calle María Cristina al tráfico, sin embargo, un hallazgo imprevisto ha obligado a paralizar la actuación.

Fue durante la jornada del martes cuando los operarios de la obra comenzaron a levantar el pavimento. Al retirar el suelo, salieron a la luz las vías del antiguo tranvía que atravesaba el centro de Valencia y restos de calzadas antiguas.

Aunque el pavimento histórico está siendo analizado para su catalogación, por el momento ya se ha anunciado que lleva dos siglos en la ciudad. Éste data de finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX.

Pavimento histórico del siglo XVIII y XIX encontrado en la calle María Cristina. / Javier Serer

Los hallazgos arqueológicos ya están demorando la realización de las obras impulsadas desde el Ciclo Integral del Agua. Se trata del paso previo a la reforma del entorno de la Lonja y del Mercado Central que durará un año. No obstante, ahora se está estudiando qué hacer con los restos históricos ya que podrían desmontarse o por el contrario dejarse en su lugar. Por ello, se prevé que las actuaciones no se reanuden hasta finales de semana.

Desde el Ayuntamiento de Valencia ya han comunicado que se espera finalizar con las obras a finales de mes o primeros de mayo. Además, en este período podría arrancar paralelamente las obras de reurbanización de Ciudad de Brujas.