Compartir

La Lonja de la Seda ha recibido un total de 370.593 visitas en lo que llevamos de 2017, el monumento histórico más visitado de Valencia y uno de los más visitados de España. En 2016 recibió un total de 503.274 visitantes a final de año y la media en verano es de unos 1.500 visitantes por día. Todos los meses de 2017, excepto marzo, superan los datos de visitas de 2016. A día de hoy, la Lonja ha recibido este año un 10% más de visitas que en el 2016. Así el periodo de enero-agosto del año 2016 el monumento recibió 336.146, y este año la cifra escala hasta los 370.593 visitantes en ese mismo periodo.

Las previsiones sitúan a la Lonja por encima de las 550.000 visitas para finales de este año. Desde la semana pasada la Lonja ha recuperado el servicio de vigilancia. La Lonja de Valencia es uno de los edificios emblemáticos de la arquitectura civil gótica. Se comenzó a construir en 1483 según el proyecto del maestro Pere Compte. El conjunto está formado por tres cuerpos que, observados desde la plaza del Mercado, comprenderían primero el salón de contratación seguido del torreón central y, a su izquierda, el Consolat del Mar. El salón Columnario o Sala de Contratación se inició en 1483 y consta de una gran sala dividida en tres naves longitudinales por columnas helicoidales.

El edificio se diseñó como un templo al comercio y tiene un marcado carácter simbólico, en el que se ha querido ver la representación del paraíso en el que las columnas sería los árboles y las cúpulas representarían la cúpula celeste. El municipio instaló aquí la “taula de canvis” para realizar las operaciones bancarias del momento. La torre central consta de planta baja y dos pisos altos, que en origen se dedicaban a cárcel de los mercaderes declarados en quiebra.

El Consolat del Mar, construido en el año 1498 bajo la dirección de Pere Compte quien falleció sin verlo concluido. Situado en la parte alta de la fachada recayente a la plaza del Mercado la galería corrida de arcos, cuarenta medallones representando el busto de emperadores romanos, personajes ilustres, todo ello de época renacentista. Varios maestros continuaron las obras después de su muerte, finalizándolas en 1548. Es de destacar en la parte alta de la fachada recayente a la plaza del Mercado la galería corrida de arcos y los cuarenta medallones representando el busto de emperadores romanos y personajes ilustres, todo ello de época renacentista. Para observar mejor estos detalles sitúese en la acera de enfrente, junto a la iglesia de los Santos Juanes, donde dispondrá de una mejor perspectiva del conjunto.