La estética y los peligros que ponen en riesgo la salud del consumidor

El intrusismo y la falta de cualificación personal disparan los casos de quemaduras, cataratas, infecciones y parálisis faciales, entre otras

estética

El culto al cuerpo que impera en los últimos años ha incrementado la apertura de centros de estética que traen las últimas novedades en tratamientos y aparatología, como láseres de depilación o eliminación de manchas o tatuajes, equipos sofisticados de ultrasonidos, tratamientos de punción con activos, etc.

Mucho se ha hablado del intrusismo de personas que se hacen pasar por médicos e inyectan y hacen tratamientos sin la cualificación ni lugar adaptado para ello, pero poco se habla o nada sobre el intrusismo en el campo de las esteticistas.

Un ejemplo de los más comunes que prolifera en los barrios de cualquier ciudad de España es la depilación con laser o fotodepilación. Existen miles de centros de estética y peluquerías donde se promociona la depilación laser o tratamientos con aparatología avanzada y el personal no dispone de la cualificación profesional correspondiente.

Un gran parte de los centros de estética utilizan personal sin la cualificación adecuada para la actividad o tratamiento que desarrollan y cada vez existen más casos de personas que ejercen la actividad sin ninguna titulación oficial, con los riesgos que ello conlleva al consumidor.

¿Qué formación debe de tener el profesional que trabaja con equipos electro-estéticos no médicos como láser de depilación o aparatología de reducción de grasa?

Deben de ser personas con el título de Formación Profesional Técnico Superior en Estética y/o cualificaciones profesionales al amparo de reales decretos, directivas y tratados europeos reconocidos en España.

No son válidas como cualificación las formaciones realizadas por entidades privadas como por ejemplo; fabricantes, laboratorios, distribuidores, sin un organismo oficial que
respalde la calidad y objetividad de la formación. Al igual que cuando vas a un médico das por hecho que está titulado en Medicina o dispone de la cualificación adecuada, en la estética profesional se debe exigir igualmente.

Las quemaduras de depilación láser, uno de los mayores riesgos del intrusismo en estética.

¿Qué riesgos físicos puede ocasionar al consumidor el hecho de que una persona le realice un tratamiento para el que no está cualificado?

Se han identificado lesiones varias derivadas de la mala praxis y falta de conocimientos. En el caso de láser; quemaduras o hiperpigmentación. En el caso de equipos de ultrasonidos focalizados; cataratas o paralización de nervios faciales. En el caso de tratamientos con punción; infecciones o reacciones alérgicas.

¿Qué ocurre si el profesional que me realiza el tratamiento no dispone de la titulación adecuada? ¿Estaría el consumidor protegido?

No, a pesar de que el centro o el profesional pueda disponer de un seguro de Responsabilidad Civil, la aseguradora estaría en su derecho de no cubrir el siniestro. La realización de una actividad sin la correspondiente titulación académica o cualificación profesional, es un motivo de exclusión tipificado. Además de poder ampararse en la presunta ilegalidad cometida.

Es muy importante distinguir los tratamientos médico estéticos de los tratamientos estéticos. Cada vez la línea roja esta más cerca, pero las cualificaciones existentes definen quienes están capacitados para ejercer.

Los tratamientos médicos y equipos electro-estéticos médicos, están bajo la competencia del Ministerio de Sanidad y los únicos profesionales con competencia y cualificación son los médicos con la titulación universitaria.

Los médicos alertan de las nuevas tendencias en el campo de la estética. Aparecen tratamientos agresivos con microquemaduras que reafirman los párpados y pueden provocar cicatrices, infecciones; penetración de activos con aire a presión, que puede provocar rotura de vasos sanguíneos, sangrados profundos en tejidos sensibles como los labios, entre otros problemas…

Se recomienda al consumidor informarse correctamente y evitar exponerse al riesgo de estas nuevas técnicas, así como, antes de realizarse un tratamiento de estética asegurarse de que el profesional dispone de la titulación que le cualifica para realizar dicho tratamiento.