Parar en el peaje para pagar la autopista será pronto parte de la historia. A partir del próximo mes de enero la AP-7 que conecta Alicante con Tarragona pasará a ser de libre acceso. Tal y como anunció el Ministerio de Fomento hace ya un año, los 367 kilómetros de vía serán gratuitos para todos los conductores. Una reivindicación histórica que llegará una vez finalice la concesión con la empresa Abertis.

Ese cambio de circulación sin embargo no agrada a todos los sectores por igual. Los hoteleros de Alicante no son partidarios de la liberalización y es que aseguran que sin una línea ferroviaria de alta velocidad su única vía de salida se colapsará y perjudicará al turismo de la costa levantina.

Como alternativa a su liberalización, desde la Asociación Hostelera de Benidorm proponen dos opciones: la creación de bonos para residentes para circular de manera gratuita o parcialmente gratuita y mejorar las conexiones con El Altet.

A menos de medio año de revertirse la concesión todavía quedan detalles por definir. Será en los próximos meses cuando el Ministerio de Fomento desvelará cómo será el proceso de liberalización con el que se pondrá fin al pago por conducir en la autopista del Mediterráneo.