CORONAVIRUS | Se puede reclamar por las pérdidas económicas
Las terrazas de la Plaza de la Reina de Valencia antes de la pandemia. / William Carletti (Unsplash)

España ha iniciado la cuenta atrás para despedir el estado de alarma, un punto en el que medidas restrictivas como el toque de queda o los cierres perimetrales deberán eliminarse. Sin embargo, las restricciones no cambiarán de golpe en la Comunitat Valenciana.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado durante sus últimas intervenciones que habrá una desescalada hasta el 9 de mayo. Este jueves ya se dará un nuevo paso con la reunión de la interdepartamental. En ella se analizará la situación epidemiológica para trazar la hoja de ruta a seguir a partir del lunes 26 de abril.

«Somos conscientes de que no somos una isla, de que la situación en Europa es muy complicada y que en muchas comunidades españolas también», señalaba Puig. «Estamos seis veces por debajo de la incidencia media y todo eso nos hace ser extraordinariamente prudentes».

La Comunitat Valenciana presenta actualmente una incidencia acumulada de 39,27 casos por cada 100.000 habitantes. La cifra se mantiene muy alejada de la media nacional con una IA de 230,54. Por ello, el objetivo del Consell es que haya un cambio progresivo en las próximas semanas. Además, se prevé dar un salto y «rebajar de alguna manera» el cierre perimetral.

No obstante, Puig ya ha reiterado en diversas ocasiones que el 9 de mayo no será el fin definitivo de las restricciones. «No es una situación exactamente nueva y no estamos en un vacío después del 9 de mayo». El líder del Ejecutivo valenciano ha recordado que antes del estado de alarma la autonomía ya contaba con restricciones propias. Éstas fueron avaladas por el TSJCV y podrían repetirse si fuera necesario.

EL OCIO Y LA HOSTELERÍA SE SIENTAN A NEGOCIAR

Al margen de la movilidad, el sector del ocio y la hostelería buscan seguir avanzando en la desescalada. Para ello, la Conselleria de Sanitat ha convocado hoy a sus representantes con la finalidad de llegar a un acuerdo para la próxima semana.

En la reunión de hoy se busca propiciar un cambio que implique ampliación de aforos y horarios. Por una parte, se solicita abrir el interior de los locales al 60% en lugar del 30% actual. Por otro lado, el sector aboga por alargar el horario de apertura y prolongarlo hasta el toque de queda (22:00).

También reclaman una mayor permisividad en los servicios tipo buffet o self service. Además, piden aumentar el número de comensales por mesa, una medida que actualmente está fijada en seis personas.