Les Covetes de Sant Joan se preparan para convertirse en tiendas
Iglesia de los Santos Juanes en València. / Efe

(MARÍA HUERTA).- Cerradas, cogiendo polvo y con grafitis de colores en sus puertas. Así se encuentra a día de hoy les Covetes de San Joan, declaradas Bien de Interés Cultural (BIC) de Valencia. Ahora, el objetivo de la ciudad es lavarles la cara y reconvertirlas en espacios de compra para retomar su actividad.

Estas cuevas datan del siglo XVIII, época en la que albergaban chatarrerías y comercios de artesanales. Se trata de huecos instalados en la fachada barroca de la Iglesia de los Santos Juanes, frente a la Lonja.

Estas edificaciones constituyeron el punto de encuentro de comerciantes y compradores, un papel que ahora cumple el Mercado Central. En la actualidad, la mayoría de ellas llevan cerradas desde antes de los años 80. De hecho la última de las cuevas cerró sus puertas sobre estos fechas . Así lo explica Raúl Escobar, presidente de la Asociación Recuperem les Covetes.

Desde esta iniciativa, constituida antes de la pandemia, Raúl lucha para que estas cuevas sean rehabilitadas. El objetivo del organismo es que las edificaciones vuelvan a albergar actividad comercial como hacían en el siglo XVIII. Eso sí, solo podrán adentrarse en ellas negocios de diseño y de artesanía.

Las cuevas del centro de Valencia se preparan para convertirse en tiendas artesanales
Les Covetes de Sant Joan se encuentran en la fachada de la Iglesia de los Santos Juanes.

Para que la petición de la asociación se convierta en una realidad «hace falta mucho trabajo». Sin embargo, señala que ya se han celebrado reuniones con el Ayuntamiento para poner en marcha el proyecto de rehabilitación. En este sentido, Escobar señala una posible fecha para su vuelta a la vida: «dentro de tres o cuatro años».

Según explica él mismo, la rehabilitación de las edificaciones no depende de ellos. En primera instancia, se deberá terminar el agujero de la plaza del Mercado, donde se encuentran, para ver a qué altura van a quedar. Acto seguido, el propio arquitecto de la obra, Carlos Campos, desarrollará el proyecto para que la asociación pueda pedir subvenciones «tanto públicas como privadas», puntualiza Estebe, quien señala que tienen en mente recurrir a la Fundación Hortensia Herrero.

Escobar: “No hay nada en Europa como les Covetes de Sant Joan”

La labor no terminará ahí. Al tratarse de un espacio BIC  también deberán pedir permiso al Ayuntamiento. En todo este proceso, la iniciativa Recuperem les Covetes tiene un papel primordial: ser intermediario entre los proyectos de la plaza, el Ayuntamiento y los propietarios.

Desde la entidad son conscientes de su gran papel y se muestran más que convencidos con su causa. En palabras de sus representantes, hay varias razones por las que las cuevas deben de ser rehabilitadas. La primera y la más importante de ellas es que cuenta «con un triple BIC». «Estamos hablando de la plaza con más patrimonio de la Comunitat Valenciana», presume Escobar. Así, añade que les covetes cuentan con un triple BIC, por la plaza del Mercado, La Lonja y a la Iglesia de los Santos Juanes. «También por el BIC de Ciutat Vella y el entorno del Mercado», añade.

En la actualidad, todos estas edificaciones se encuentran en un proceso de remodelación, a excepción de estas cuevas del centro de Valencia. En este sentido, la organización resalta que sería importante que estas también protagonicen una rehabilitación. «Se pueden recuperar y es positivo para Valencia para lo que se pueda hacer allí»,  explica. Junto con este argumento, el presidente añade convencido: «No hay nada similar en Europa».

Las cuevas del centro de Valencia se preparan para convertirse en tiendas artesanales
Les Covetes de Sant Joan: /Facebook: Joan Ribó

¿A quién pertenecen les Covetes de Sant Joan?

A pesar de su importancia, muchos de sus propietarios no son conscientes de la relevancia histórica de las edificaciones. «La realidad es que muchas de ellas han cambiado de dueño en los últimos cien años», señala Escobar, quien relata que en sus inicios pertenecían a la Iglesia aunque entre los siglos XVIII y XIX fueron vendidas por necesidad de liquidez.

En la actualidad, estas cuevas del centro de Valencia son propiedad de la Iglesia de los Santos Juanes y de particulares. La idea que apoya la entidad es que estos particulares puedan alquilar los espacios a comerciantes una vez estén rehabilitados.

«Hay gente que está pensando ya en alquilarlo. Ya te puedo decir que hay cola«, asegura Escobar. Sin embargo, para que estos semisótanos vuelvan a acoger a artesanos y comerciantes harán falta subvenciones, tiempo y unos años de mediación entre Ayuntamiento y propietarios.