Paula Martínez se encuentra en Milán haciendo una estancia en un hospital de la ciudad, la alerta por coronavirus le ha hecho adelantar su vuelo de regreso a Valencia. Esta valenciana en Milán tiene miedo que, ante el elevado número de casos, las autoridades decidan cerrar el país y se quede atrapada por el coronavirus en Italia.

Paula relata la crisis que se está viviendo en Milán por el coronavirus. Nos describe una ciudad de calles desiertas y supermercados desabastecidos, el miedo ha hecho permanecer en sus casas a toda la población. Incluso han llegado rumores de que no hay mascarillas disponibles en las farmacias.

En el centro hospitalario donde trabaja también se ha notado la alerta. Hasta este mismo lunes no les habían enviado un protocolo que seguir ante casos de coronavirus. Si les han repartido material preventivo como mascarilla pero ha notado cierto caos en cómo se ha organizado la respuesta ante el coronavirus.

Para esta médico valenciana lo que ha ocurrido es que nos enfrentamos a un virus que se transmite sin que el paciente tenga síntomas lo que complica el control de los posibles contagiados por parte de las autoridades sanitarias.

Le preguntamos si tiene miedo de haberse contagiado, nos responde que no, lo único que le preocupa es no poder salir de Italia y no poder continuar con sus planes de vida.

Siete víctimas en Italia

Un total de 283 personas han dado positivo a las pruebas de COVID-19 en Italia, siete han fallecido y una persona se ha curado, según los datos de contagio hechos públicos por las autoridades locales

Los datos presentados han constatado que el contagio del virus se ha extendido a otras dos regiones (Toscana y Sicilia) además de la presencia ya relevada en Lombardía, Véneto, Emilia Romaña, Piamonte y Lazio y ha habido 54 personas infectadas más respecto al último parte.

Las autoridades italianas están trabajando en las últimas horas en medidas extraordinarias para afrontar esta epidemia. Ahora mismo está prohibida la realización de eventos públicos en al menos 10 municipios, También permanecen aisladas cerca de 50.000 personas que no pueden ni entrar ni salir de sus domicilios.