El Consell se reúne para decidir las nuevas restricciones de la Comunitat Valenciana
Una mujer espera a cruzar con la bicicleta en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. / EMT

El coronavirus sigue elevando las cifras de contagios en la Comunitat Valencia. Ante el disparo de la incidencia acumulada, la autonomía se prepara para dar marcha atrás en la desescalada.

El Consell parece que no va a esperar mucho más para tratar de frenar el avance de la pandemia. El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asistido esta mañana a una reunión con personas expertas para analizar la evolución de la pandemia en la Comunitat Valenciana.

Esta ha arrancado a las 11:30 horas en el Palau de la Generalitat y de ella dependerá el rumbo que tomará la autonomía en las próximas jornadas. Sin embargo, será este jueves cuando tenga lugar la Mesa Interdepartamental. Como viene sucediendo en los últimos meses, una vez concluya se darán a conocer las medidas tomadas.

En las últimas declaraciones de Puig ya se observó «mucha preocupación por el ascenso» del coronavirus. Respecto a los nuevos casos, el líder del Consell resultó franco y aseguró que la variante delta ya está en el 50% de los casos notificados.

Puig volvió a llamar a la corresponsabilidad asegurando que «esta pandemia no la superaremos sin el esfuerzo de todos». «Siempre hemos dicho que tomaremos decisiones de acuerdo a la evolución de la pandemia», señaló advirtiendo que hay que estudiar «qué medidas tomar». «Cuando bajan las restricciones y la movilidad, suben los contagios y ahora es más necesaria que nunca la prudencia».

¿CUÁNDO SE APLICARÁN LAS RESTRICCIONES EN LA COMUNITAT?

El actual decreto valenciano que regula la pandemia está activo hasta el jueves 15 de julio. Sin embargo, el aumento de contagios en los últimos días y el carácter de urgencia con el que se ha reunido Puig con los expertos hacen indicar que no habrá que esperar tanto.

El Consell podría adelantar el nuevo decreto a este fin de semana anulando el actual. Al ser la reunión el jueves, las nuevas medidas entrarían en vigor entre el viernes y el sábado.

El objetivo sería frenar los contagios el fin de semana al ser el momento de mayor contacto social. Sin embargo, los resultados todavía tardarían en verse pues la curva de contagios requiere de un mayor tiempo para descender.