Ximo Puig pide máxima prudencia
El president de la Generalitat; Ximo Puig, en el Palau de la Generalitat

No habrá fiestas de fin de año. Así de contundente se ha mostrado el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, tras la la reunión de coordinación de seguridad con la delegada del Gobierno en la Comunitat, Gloria Calero, y representantes de las Fuerzas de Seguridad del Estado para establecer el operativo de Nochevieja.

Puig ha remarcado que este año no habrá “ni Nochevieja ni Tardevieja”. “Hay que despejar cualquier pensamiento de que estamos ante una Nochevieja normal. No hay la fiesta que siempre hemos entendido que es Año Nuevo”, ha asegurado.

El líder del Consell ha anunciado que habrá un “despliegue máximo” para asegurar el cumplimiento de todas las restricciones marcadas para las próximas jornadas. Además, ha recordado que el objetivo de todas esas medidas es prohibir tanto la Nochevieja como la Tardevieja.

PUIG ALERTA DE QUE HABRÁ MÁS RESTRICCIOENS SI LA PANDEMIA LO REQUIERE

Puig ha “suplicado” a los ciudadanos que cumplan con todas las restricciones para evitar más muertes y contagios. Ha recalcado que es fundamental “tomar conciencia de la situación que vivimos”. Además, ha advertido de que las actuales restricciones se pueden endurecer e “ir más allá”. No obstante, ha asegurado que le gustaría no tener que llegar a ese punto.

Será el próximo lunes 4 de enero cuando se celebre una nueva reunión de la comisión interdepartamental. En ella se evaluará la situación epidemiológica de la Comunitat Valenciana para determinar el rumbo a seguir con la pandemia. Por el momento los datos no son positivos y la Navidad ha dejado un nuevo récord de contagios y fallecidos.

MULTAS DE 6.000 EUROS EN NOCHEVIEJA

Cara a Nochevieja, cuyo toque de queda será a las 24:00 horas, Puig ha apelado a la “corresponsabilidad”. “Confío en la sociedad valenciana. Estoy convencido que se hará el esfuerzo común para salir de esta situación tan extraordinariamente complicada”, ha declarado.

Del mismo modo, el president del Consell ha recordado las sanciones a las que se enfrenta la población. Las multas de las próximas jornadas podrían ser superiores a los 6.000 euros e incluso “tener consecuencias penales”.