Compartir

Había grandes expectativas desde que se hizo público los proyectos de las fallas de la Plaza del Ayuntamiento, especialmente de la grande. Y los creadores, Pepe Latorre y Gabriel Sanz, no han defraudado. Una falla diferente, con una estructura de monumento tradicional pero con personalidad propia y con un juego de colores único, impronta de su diseñador: Okuda, artista con una gran y reconocida proyección internacional.

La falla municipal de 2018, con el nombre de ‘Equilibrio Universal” incorpora al lenguaje de las Fallas códigos visuales del arte contemporáneo. El propio Okuda propone reflexionar con ironía sobre la pirámide de valores que sustentan la sociedad actual. Lo hace con una escultura forma de tótem y una estructura que propone un recorrido entre lo imaginado y lo real, y una reflexión sobre como el dinero rige la existencia humana.

Las geometrías y mucho color se avistan desde lejos y desde cerca en la que ya es el epicentro de reclamo turístico de las fiestas.