Arranca la remodelación de la nueva zona ajardinada entre Blasco Ibáñez y la calle Bélgica

El espacio verde de más de mil metros cuadrados contará con una zona de juegos infantiles y creará un recorrido por un bosque de árboles

1857
zona
Recreación de la nueva zona ajardinada de la avenida Blasco Ibáñez con la calle Bélgica.

El Ayuntamiento de Valencia, a través de la Concejalía de Parques y Jardines que encabeza Pilar Soriano, inicia las obras para remodelar los jardines de la avenida Blasco Ibáñez en su confluencia con la calle Bélgica. La intervención pretende resolver los problemas existentes detectados por los vecinos, así como la optimización de los recursos y del diseño de la zona ajardinada. El proyecto se desarrolla en una superficie total de 1.076 metros cuadrados y cuenta con un presupuesto de ejecución de 60.495 euros.

«La remodelación que se inicia ahora facilitará, por un lado, que los niños puedan moverse y jugar con la seguridad correspondiente y, por otro lado, responde a las necesidades de personas adultas y ancianas, que prefieran pasar la tarde sentados en un banco del jardín. Además protege a los viandantes del carril bici existente», ha explicado la concejala de Parques y Jardines, Pilar Soriano.

Las obras pretenden crear un recorrido entre el bosque de árboles y recoger a las personas que provienen de las diferentes calles, con un itinerario marcado por las líneas circulares, que «se interrumpen para abrazar a la naturaleza con la aparición de macizos arbustivos con apariencia salvaje, que formarán el telón de fondo del espacio de jardín y sus alrededores», ha definido la concejala.

El camino alberga zonas de descanso y acota el espacio de juego para niños. Un ambiente «abrazado por vegetación», mediante un conjunto de pradera, arbustos y árboles. Además, los círculos de caucho «se entrelazan mediante un camino sinuoso de adoquín de hormigón coloreado, siendo esta apariencia un símil con los caminos que aparecen en los bosques de forma natural», ha añadido.

Con el objetivo de aumentar la precaución frente al carril bici, y extender el parque visualmente, «se proyecta una masa arbórea, que se abre según los accesos óptimos al parque. Para resguardar a las personas de la avenida Blasco Ibáñez y, con ello, de los vehículos que se desplazan con un número y velocidad considerable, se plantea la extensión de la valla hasta el paso de peatones actual y el apoyo de la misma con una línea de arbustos. Además hemos valorado la conservación total de la vegetación existente y se añaden juegos infantiles en la zona«, ha explicado la concejala Soriano.

Las asignaturas pendientes del Parque Central

¿Para qué sirven los nuevos buzones violetas de Valencia?