La Comunitat Valenciana entra en un nuevo escenario de restricciones
Un grupo de amigos pasea por la calle Marqués de Sotelo de Valencia.

La Comunitat Valenciana arrancará un nuevo escenario de restricciones. La quinta ola sigue creciendo aunque en «una incidencia inferior» a las anteriores, según palabras del president de la Generalitat, Ximo Puig.

El jefe del Consell ha presidido esta mañana la Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la COVID-19. Puig ha arrancado la comparecencia haciendo referencia a los casos de UCI y hospitalizaciones, unas cifras que vuelven a estar en los niveles de marzo y que se han doblado en las últimas dos semanas. No obstante, ha insistido en la eficacia de la vacunación para evitar la mortalidad, una tasa que se mantiene en niveles mínimos.

Respecto a las medidas, Puig ha anunciado la ampliación del toque de queda de 01:00 a 06:00 horas. El Consell ya ha solicitado al Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV) la autorización. En ella han pedido su aplicación en 77 municipios de la Comunitat. Este afectará a 2,6 millones de habitantes, la mitad de la población valenciana.

Por otra parte, también se ha solicitado al TSJCV la limitación de las reuniones sociales a un máximo de 10 personas. Dicha medida ya está en vigor en toda la autonomía y por tanto sería una nueva prórroga.

La diferencia reside en el tiempo de duración pues la Generalitat ha solicitado una ampliación superior. En esta ocasión las medidas no tendrían una aplicación de dos semanas y se prolongarían hasta el 16 de agosto.

MODIFICACIÓN DE LAS RESTRICCIONES

Respecto al resto de medidas, Puig ha señalado que se mantienen las mismas aunque con tres cambios:

  1. Los aforos en los espectáculos y celebraciones se reducen al 50% en interiores con un máximo 1.500 personas. Además, deberán acabar antes de las 00.30 horas.
  2. El aforo en recintos deportivos queda reducido al 50% con un máximo de 1.500 personas.
  3. También se reduce el aforo en las piscinas recreativas al 50%.