La lava del volcán de Cumbre Vieja ya está en el mar. Diez días es el tiempo que ha tardado en llegar al océano Atlántico que rodea a la isla de La Palma. El fenómeno se ha producido esta misma noche, alrededor de las 23 horas. Ha sido entonces cuando una lengua de magma muy fluida ha caído al agua desde un acantilado.

La llegada de la lava al mar se ha producido junto a la Playa de Los Guirres, en la zona oeste de la isla. Allí la lengua de magma se ha precipitado desde unos 100 metros de altura produciendo una cascada de fuego sobre el Atlántico.

Las autoridades ya habían advertido de los peligros de estar en las proximidades al mar por lo que se había cerrado la zona. El riesgo radica en la emisión de unos gases tóxicos de carácter ácido. Estos se producen a causa de la reacción química resultante del contacto entre la lava (a más de 1.000 grados) y el agua marina (a unos 23 grados).

Según han señalado, la recomendación es permanecer al menos a 3,5 kilómetros del área. La columna de humo producida por el choque de ambos fluidos produce gases nocivos para la salud.

LA LAVA FORMA UNA PIRÁMIDE «IMPRESIONANTE» DE 50 METROS

Desde el Instituto Español de Oceanografía han explicado que en 45 minutos se ha generado «un impresionante depósito de más de 50 metros de altura». Además, han advertido que este sigue creciendo formando una perfecta pirámide dorada.

Al margen de dicho depósito de lava, también podrían generarse explosiones violentas. Por el momento, esta mañana se han registrado varios terremotos. A las 06:38 horas se detectaba el primero de magnitud 2,5 y profundidad de 14 kilómetros en Villa De Mazo. La zona de Fuencaliente registraba otros terremotos de entre 3,3 y 3,4.

La llegada de la lava al mar no ha supuesto ninguna pérdida personal. Sin embargo, falta evaluar los efectos sobre el ecosistema marino y las especies que habitan en la zona.