El asesino de Marta Calvo la descuartizó por sentirse
La Guardia Civil traslada al presunto culpable de la desaparición de Marta Calvo.

La cuarta semana del juicio de Marta Calvo y la última de la audiencia pública se ha tenido que suspender por un problema de salud de uno de los abogados de la acusación particular, quien ha sido atendido por los médicos forenses que estaban declarando en ese momento.

A pesar del incidente, los profesionales han tenido tiempo de declarar minutos antes sobre el caso de la joven desaparecida. Estos han concluido que el acusado no tiene ningún trastorno psiquiátrico y lo tildan de manipulador.

La sesión se ha centrado en el informe de psiquiatría que han realizado dos médicos forenses al presunto asesino, Jorge Ignacio Palma. Los expertos se basan en estudios retrospectivos para hacer el análisis «de si el sujeto es normal, si tenía la capacidad de decidir lo que estaba haciendo o si se había visto levemente afectado».

DISCREPANCIAS EN LA MUERTE DE MARTA CALVO

El doctor habla de que la muerte de Marta «no le supuso una carga emocional». «Dijo que la descuartizó porque se sintió acorralado y era un inmigrante con antecedentes penales«. A todo ello, aclara que hay una discrepancia: «Dijo que empezó a descuartizarla por la pierna izquierda. A la Guardia Civil le dijo que empezó por la derecha».

Asimismo, el acusado explicó que tardó entre una hora y media y dos horas en descuartizarla. «El otro médico y yo dijimos que no nos creíamos lo que había contado. Dijo que cortó los huesos con una sierra metálica y es imposible, tendría que ser de madera«.

A todo ello, los expertos han explicado que podría tener la fuerza para descuartizarla «pero o lo ha hecho varias veces o no podría hacerlo porque hay que tener una técnica para saber con qué medios se puede descuartizar y por dónde cortar«. A la versión de descuartizamiento de Ignacio, los médicos han añadido: «Dijo que apenas se manchó de sangre, si lo hizo en esa ducha debió bañarse en sangre«.

Los forenses también han querido aclarar que cuando presuntamente descuartizó a Marta estaba en sus plenas facultades mentales: «No era consumidor de cocaína quitando que pudiera haber tenido algún consumo recreativo y de muy poca cantidad».

INFORME PSIQUIÁTRICO A JORGE IGNACIO

En el informe psiquiátrico se analizaron los antecedentes familiares. Ignacio retrató a su madre como un «ángel». «Una mujer muy noble con un hijo rebelde», continuó. El acusado aclaró sus palabras: «si me decía que tendiera la ropa no lo hacía».

Jorge Ignacio Palma, en el banquillo. / B. ALIÑO (EFE)

Los profesionales también le preguntaron por sus relaciones de pareja. Ignacio quiso resaltar una chica rumana que conoció en un prostíbulo en 2003 con la que estuvo casado cuatro años. Esta relación se rompió cuando le encerraron en Italia durante seis meses, lo que provocó que perdieran el contacto. El acusado también informó que tuvo una hija con otra mujer.

Ante la frecuencia con la que acudía a los prostíbulos, los médicos le preguntaron por este tipo de clubs. «Es una satisfacción y no una masturbación. Al final se trastorna el concepto de sexualidad. Cuando pagas buscas chicas muy llamativas. Son chicas muy guapas que difícilmente se relacionarían conmigo sin pagar», ha citado textualmente el médico.