Ramón Sampedro postrado en la cama. / ABC

El derecho a decidir la interrupción de la propia vida es la finalidad de la proposición de ley de la eutanasia impulsada por el Gobierno. El Congreso de los Diputados ha aprobado la tramitación de esta medida que supondrá la opción de «morir con dignidad».

Aunque esta ley todavía no es una realidad y la eutanasia sigue siendo una práctica ilegal en nuestro país, en España ya han sido varias personas las que han optado por esta práctica.

Ramón Sampedro postrado en la cama. / FOTO ABC

RAMÓN SAMPEDRO (1998)

Es el defensor de la eutanasia más conocido en España, el primero que la reclamó ante los tribunales. Su vida dio pie a una de las películas más famosas del cine español: ‘Mar Adentro’. La cinta de Alejandro Amenábar narraba la historia de este gallego que quedó en estado tetraplégico tras golpearse en el mar con unas rocas. Desde entonces, inició más de 25 años de lucha con los jueces para pedir el derecho a morir. Fue en 1998 cuando fue envenenado con cianuro de potasio por su amiga Ramona Maneiro. Las faltas de pruebas impidieron que se le acusará. Siete años después, con el delito prescrito, fue ella misma quien confesó el suceso.

Jorge León en su casa de Valladolid. / FOTO H. Sastre

JORGE LEÓN (2006)

53 años es la edad que tenía Jorge León, vecino de Valladolid, cuando recurrió a la eutanasia. El hombre era pentapléjico, es decir, una tetraplejia donde solo se mueve el cuello y la cabeza. Además, se diferencia de la otra en que se necesita respiración asistida mediante un respirador. León solicitó ayuda para quitarse la vida por Internet. Buscaba a una persona que le administrase un sedante y le desconectase mientras él dormía. Su muerte reabrió el debate de la eutanasia en España y las investigaciones no lograron dar con la persona que había ayudado a su muerte.

La francesa Madeleine Z. en Alicante.

MADELEINE Z. (2007)

La mujer de origen francés decidió poner fin a su vida en Alicante al padecer Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).  A sus 69 años se puso en contacto con la asociación Derecho a Morir Dignamente y fueron dos de sus voluntarios quienes le ayudaron. La mujer tomó helado con fármacos después de unas navidades, no quiso hacerlo antes para no perturbar las fiestas de su hijo y nietos, falleciendo un viernes 12 de enero.

Ángel Hernández y María José Carrasco. / EUROPA PRESS

MARÍA JOSÉ CARRASCO (2019)

El de María José es uno de los casos más mediáticos de España. Tras tres décadas con esclerosis múltiple, su marido, Ángel Hernández, le suministró una sustancia para provocar su fallecimiento y ayudarla a morir. Esto sucedió cuando Carrasco había cumplido los 61 años y su enfermedad era irreversible. Ella había grabado un vídeo en el que declaraba su firme decisión de morir y cómo fue el posterior proceso. Tras esto, la policía procedió a la detención del marido quien confesó la autoría del suministro.