Puig:
La Policía Local de Valencia en un control de tráfico durante el cierre perimetral de la Comunitat.

La incidencia acumulada de la Comunitat Valenciana sigue siendo la más baja de la península. Sin embargo, ha habido un ligero repunte en las últimas jornadas que ha coincidido con la relajación de las medidas sanitarias en la autonomía.

Actualmente, la Comunitat presenta una IA de 32,7 casos por cada 100.000 habitantes. El nivel de alerta continúa bajo y dista mucho de la media nacional (124,3). Según los últimos datos de Sanitat, hay 1.602 casos activos lo que supone un 0,39% del total de positivos.

Además, los hospitales valencianos están lejos de la saturación vivida en los últimos meses. Son 115 personas las ingresadas por coronavirus, 24 de ellas en la Unidad de Cuidados Intensivos. Por provincias son 18 en Castellón con 1 paciente en la UCI; 27 en Alicante con 5 personas en la UCI; y 70 contagiados en Valencia con 18 ingresos en UCI.

Ante la situación de ligero aumento, el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, hacía este domingo un llamamiento a la ciudadanía. Puig pedía que no se relaje la prudencia y el cumplimiento de las normas de protección.

«El virus sigue estando ahí y en los últimos días hemos notado un ligero aumento que tenemos que parar», explicó. «Hay que ser conscientes de que aún seguimos en pandemia y de que las últimas medidas que permiten mayor movilidad pueden propiciar un aumento de contagios».

«No podemos dar pasos atrás porque sería muy negativo. Si queremos llegar a las puertas del verano con la situación que tenemos hay que seguir combinando la vacunación con la prevención», concluyó.