El PP rediseñará la calle Colón si gana la alcaldía de Valencia

La céntrica calle Colón de Valencia podría volver a cambiar si el Partido Popular gana las próximas elecciones locales. Así lo ha anunciado hoy la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Valencia, María José Catalá. Ha señalado que la remodelación sería una de «las acciones prioritarias» si alcanza la alcaldía en 2023.

El objetivo de Catalá es crear una calle donde «primen la seguridad y accesibilidad de todos los usuarios de esta vía: peatones, bicicletas, patinetes y vehículos. Sin olvidarnos de las necesidades de comerciantes y vecinos de la zona».

La popular ha criticado que el Ayuntamiento hiciese una obra «sin criterio técnico» y con puntos negros que ponen en riesgo la seguridad vial. Para solucionarlo, desde el partido ya se han reunido con el auditor de Seguridad Vial por la Unión Europea Andrés Luis Romera. En su informe, el experto ha señalado que en 5 de los 7 puntos analizados existe riesgo de accidente.

«Se confirma que el diseño realizado por el gobierno de Ribó es disparatado. Tiene muchos puntos negros sobre todo para el peatón y para las personas con movilidad reducida; personas mayores o personas que van en carrito», ha explicado Catalá. «El debate no es carril bici o no, más bicis o no. El debate es conseguir una ciudad segura y accesible«.

«A nadie le ha gustado la actuación de Ribó y Grezzi en Colón y vamos a plantear una alternativa seria, técnica y segura para los ciudadanos. Una ciudad no se puede dirigir a golpe de capricho», ha matizado.

LOS PUNTOS NEGROS DE LA CALLE COLÓN

Entre los puntos negros señalados por el informe destaca: acceso inadecuado a calle Colón a través de calle del Grabador Esteve con probabilidad alta de accidente; duplicación de pasos de peatones en zona de convergencia y divergencia con calles adyacentes, siendo especialmente peligroso si la incorporación se realiza desde la margen izquierda; señalización inadecuada/inexistente en carril bici, existe riego de choque fronto-lateral de ciclistas con peatones y vehículos; anchura insuficiente de las zonas habilitadas para carga/descarga y aparcamiento de motos; obstáculos existentes en aceras, el riesgo se agrava en el caso de las personas con discapacidades.