Blancanieves, Gulliver, Pocoyó… estos son algunos de los parques para niños más originales de Valencia

La primavera en Valencia invita a echarse a las calles con toda la familia, nosotros te ofrecemos algunas opciones para disfrutar de la ciudad con los más peques

parques

Parque de Blancanieves

El parque de Blancanieves es un espacio situado en al barrio de Monteolivete con alrededor de 4000 metros cuadrados de superficie. En él, niños y niñas podrán disfrutar de sus balancines, columpios, areneros, toboganes; todo ello rodeados de figuras con la temática de la popular película Disney. También podrán explorar los caminos para bicicleta habilitados para los más pequeños. No obstante, el principal reclamo de este peculiar jardín es la casa de los enanitos, completamente visitable por los más pequeños.

Barco Pirata del Parque de Cabecera

Es sin duda uno de los lugares para niños más visitados de la ciudad de Valencia. Situado en el ya de por sí concurrido Parque de Cabecera, este espacio recibe cada fin de semana a cientos de pequeños dispuestos a emular las gestas de forajidos como Barbanegra. Sin la violencia, claro. Situado próximo al Carrefour de Campanar y a tan solo unos minutos de la localidad de Mislata, este parque infantil del Parque de Cabecera será la opción perfecta para que tus niños disfruten imaginándose en alta mar.

Parque de Pocoyó

Este bonito parque en el corazón de Rocafort es un paraíso para los pequeños amantes de Pocoyó. Nada más entrar podrán distinguir las figuras de algunos personajes como Pajaroto, Loula, Pato o Elly, además de la del propio Pocoyó. Este parque cuenta con toboganes, columpios, muelles, áreas de descanso y un hermoso castillo para que los niños pasen un rato de lo más ameno.

Parque del Gulliver

Estamos hablando de la atracción para niños más importante de Valencia. Al entrar en sus instalaciones contemplamos una figura 70 metros de largo en representación de Gulliver, el famoso personaje de ficción. A ella mayores pequeños podemos acceder a través de las innumerables rampas, toboganes y escalerasque componen su figura. Esta está realizada en una escala tal que los visitantes semejan los habitantes de Lilliput cuando paseaban sobre el cuerpo del personaje creado por Jonathan Swift.

Por si no era poco, las instalaciones cuentan además con gran cantidad de senderos en los cuales los niños pueden correr, patinar o ir en bicicleta si lo prefieren.