Los síntomas que diferencian el coronavirus de la gripe y el resfriado común
Un voluntario recibe una dosis de una vacuna contra el coronavirus durante el ensayo clínico. / EFE

La farmacéutica AstraZeneca ha comunicado un nuevo trastorno neuronal en otro voluntario de la vacuna de Oxford. Según informa ‘The New York Times’, este segundo trastorno o reacción inesperada habría tenido lugar antes de que se paralizaran los ensayos hace una semana. Hace siete días tuvieron que paralizar temporalmente los ensayos porque un paciente sufrió una supuesta reacción que podría estar relacionada con la vacuna.

Tanto desde la farmacéutica como desde la universidad de Oxford han comunicado que es poco probable que estas reacciones estén relacionadas con la vacuna. Los expertos aseguran que la vacuna esta manufacturada, se está produciendo y se espera que haya dosis disponibles a finales de año. Matizan que otra cosa son los resultados de ensayo clínico que «avalen la eficacia y seguridad de esa vacuna a la hora de administrarla en la población». Estos últimos se esperan para finales de 2021.

Los investigadores están trabajando a nivel mundial con unas 18.000 personas que han recibido la vacuna experimental. Mediante un comunicado la universidad resaltan que reanuda los ensayos. Resaltan que “en programas tan amplios como este es habitual que algunos de los participantes se encuentren mal. Cada caso es cuidadosamente evaluado para garantizar una evaluación cuidadosa de la seguridad”.

La vacuna de Oxford es una de las más avanzadas que se desarrollan en todo el mundo. España espera recibir a finales de año o principios de 2021 30 millones de dosis de esta vacuna. Está en las fases finales de los ensayos clínicos antes de recibir la autorización de los organismos reguladores para proceder a inmunizar a la población. Los expertos resaltan que genera inmunidad y leves efectos adversos.