Los expertos alertan de que el turismo de masas no volverá a existir
Una pareja de turistas camina cargando con sus maletas. / Foto: EFE.

La crisis del coronavirus ha revolucionado todo el panorama económico y social. El turismo y el sector inmobiliario son dos de los sectores más perjudicados por la pandemia. Los expertos aseguran que el turismo de masas no volverá y avisan que el sector deberá renovarse. Del mismo modo, ya se ha anunciado que la vivienda, muy ligada actualmente a los apartamentos turísticos, sufrirá un descenso de precios.

Así lo señalaba esta semana la CEO de Inèdit, Laia Comas, durante una entrevista a 7 Televalencia. «El COVID-19 ha cambiado el sector inmobiliario y nuestra vida en general. Vamos a tener mucha más oferta y el perfil de los clientes cambiará. Por tanto, va a haber un reajuste de precios y un reajuste de la oferta».

«SALVAR EL VERANO SERÁ COMPLICADO»

Desde que arrancó la pandemia, los viajes por ocio han desaparecido y es en las próximas semanas cuando volverán a reactivarse al reabrirse las fronteras. «El tema del turismo viene afectado por el nivel de restricciones en las fronteras. Hasta que todo esto no se reajuste y hasta que a nivel de sociedad no perdamos el miedo a viajar esto no va a volver a la normalidad ni aumentará la demanda», avanza Comas.

Por ello, la CEO de Inèdit cree que «salvar el verano va a ser muy complicado». «El turismo de masas no va a volver a existir. Hay que tener en cuenta la nueva normalidad a la que nos vamos a enfrentar». Sin embargo, Comas tiene claro el paso que habrá que dar: «reinventarse no sólo para los próximos meses sino también para los próximos años».

«El sector turístico tiene que reinventarse porque ahora lo que va a solicitar el cliente no es tener un alojamiento en el centro de la ciudad. Lo que éste va a querer es tener un alojamiento que venga respaldado por unos buenos profesionales que le den confianza, seguridad y garantía a nivel de higiene y protocolos. Ahora la demanda tiene que ajustarse a la nueva normalidad y a lo que necesitan los clientes«.

¿VOLVERÁ EL ALQUILER TRADICIONAL?

Son muchos los ciudadanos que denuncian día a día la dificultad de encontrar alquileres de piso. El auge de los apartamentos turísticos ha revolucionado por completo el alquiler tradicional, un sector que parece que de momento no volverá.

«El propietario de alojamientos no busca el alquiler tradicional porque aquí en España se les protege muy poco. Hay muchos riesgos y están muy desprotegidos frente a impagos», explica Comas. «Desgraciadamente esta pandemia hace que el perfil de la persona que necesita alquilar reduzca mucho las garantías».

Sin embargo, lo que sí cambiarán son los precios de los alquileres. «El alquiler tradicional por supuesto que va a bajar de precio», asegura. «Al final va a haber mucha más oferta por lo tanto los precios se ajustarán a la realidad. Los propietarios también tienen que ser conscientes de que los precios desorbitados de las grandes ciudades tienen que reajustarse a las necesidades de los inquilinos», sentencia la CEO en este aspecto.

PISOS CON TERRAZA Y JARDÍN SON AHORA LOS MÁS DEMANDADOS

Además de los precios de los pisos, también cambian las preferencias de los clientes. Tras la pandemia han aumentado las búsquedas de casas con jardines, terrazas e incluso piscinas.

«Ahora nos hemos dado cuenta de la importancia que tiene disponer de un hogar en el que podamos estar a gusto. Un lugar donde podamos tener un espacio exterior para que cuando no podamos salir a la calle podamos disfrutar del aire fresco», declara Comas.

«Necesitamos un alojamiento donde los niños puedan jugar y otros puedan trabajar de forma cómoda para conciliar mejor. Por eso el perfil de búsquedas ha cambiado y ahora el inquilino va a ser mucho más selectivo«, ha explicado. «Los balcones, un pequeño espacio exterior, una galería donde poder tomar el sol, un pequeño jardín… Todo esto es lo más valorado».

La CEO de Inèdit cree que estos cambios en el sector inmobiliario van a ser inmediatos por el riesgo de un rebrote en otoño. «Las personas quieren tener la seguridad de que tienen un hogar cómodo donde pueden vivir un confinamiento sin ningún problema en un futuro».