Cuatro horas de espera para cinco minutos de mascletà