09-07-2019 Agente de la Guardia Civil SOCIEDAD CASTILLA-LA MANCHA ESPAÑA EUROPA ALBACETE AUTONOMÍAS GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha detenido a una vecina de la localidad de Ayora como presunta autora de una delito contra la seguridad vial. La mujer de 61 años conducía en sentido contrario por la autovía A-31. La temeridad de la kamikaze la llevó a recorrer cerca de 50 kilómetros. El suceso provocó varios accidentes e incluso heridos leves.

Según ha publicado Europa Press, los hechos sucedieron en los carriles que llevan a la Comunitat aunque la detenida conducía por ellos en sentido a Madrid. La valenciana se incorporó a la A-31 en la localidad de Almansa (Albacete). Desde allí inició un periplo de 47 kilómetros hasta Hoya-Gonzalo donde fue detenida.

Al parecer, durante la temerosa acción, la conductora obvió las señales de parada de varias patrullas de la Guardia Civil que trataron de frenar a la kamikaze. Fueron numerosas llamadas al 112 y 062 las que alertaron a las autoridades del suceso.

En el transcurso del delito, diversos conductores sufrieron accidentes al tratar de no colisionar con la kamikaze. Las bruscas maniobras les llevaron a chocar contra las barreras de protección e incluso con otros vehículos. Todos los daños fueron materiales aunque hubieron tres heridos de carácter leve que tuvieron que ser atendidos en el Hospital General de Almansa.

Finalmente fue una patrulla de Chinchilla de Montearagón quien logró la detención en la autovía. Para ello, aplicaron el protocolo de actuación realizando una circulación retenida del tráfico. Con dicha acción consiguieron disminuir la velocidad de los conductores y despejaron el carril por donde circulaba la infractora hasta que fue detenida.

La mujer valenciana fue sometida a pruebas de alcohol y drogas. Sin embargo, todos los resultados dieron negativo.