banda
Compartir

Mossos d’Esquadra de la Unidad Operativa de Movilidad han detenido a cuatro hombres, de entre 28 y 49 años, de nacionalidad bosnia y vecinos de Barcelona, como presuntos autores de dos delitos de robo con violencia, un delito de lesiones, dos delitos de robo con fuerza, dos de hurto, tres de usurpación de funciones públicas y tres delitos contra la seguridad de tráfico.

La policía catalana tenía conocimiento que desde el día 18 de agosto se habían producido diferentes robos con violencia a lo largo de la AP-7. A raíz de estos hechos se inició una investigación para identificar y desarticular a este grupo de delincuentes que realizaban los robos mientras las víctimas dormían en el interior de sus vehículos en las áreas de servicio de la autopista.
La banda tenía alta movilidad. Se desplazaban desde Alto Ampurdán, al norte de Gerona en la frontera con Francia, hasta la Comunitat Valenciana y podían hacer hasta 700 kilómetros en una sola noche para cometer los delitos.
Los ladrones se identificaban como policías para ganarse la confianza de las víctimas, pero si estas no acataban las órdenes que les daban u oponían resistencia, utilizaban la fuerza y les agredían violentamente. Estos acostumbraban a asaltar a personas extranjeras que podían llevar grandes cantidades de dinero efectivo ya que se encontraban de vacaciones.

Durante la investigación los mossos encontraron indicios que relacionaban este grupo con siete hechos ocurridos entre el 18 de agosto y el 12 de octubre. También descubrieron que utilizaban una nave de un polígono industrial del área metropolitana de Barcelona, como residencia temporal y para esconder el botín sustraído.

Después de un dispositivo policial de vigilancia y seguimiento, el 4 de noviembre se detuvieron en Barcelona a los cuatro miembros de este grupo de origen bosnio y, además se hizo una entrada y pesquisa a la nave. Durante el cacheo los agentes localizaron más de 3.000 euros en efectivo, en diversas monedas tanto de euros como extranjera.

Debido a la reincidencia de este grupo y la gravedad de los hechos, la empresa Abertis autopistas ha colaborado activamente mediante los sistemas de videovigilancia de la autopista y se ha presentado como parte perjudicada en el proceso judicial, puesto que es la principal afectada.

Los detenidos, con varios antecedentes, han pasado el día 5 de noviembre a disposición del juzgado de instrucción 3 de Higueras, el cual ha decretado dos órdenes de alejamiento a la AP-7, para los principales implicados en el caso.