La Comunitat Valenciana se blinda en Semana Santa y no levantará el cierre perimetral
Control de la Policía Local de Valencia durante el cierre perimetral de la ciudad. / POLICÍA LOCAL VALENCIA

Cada día que pasa, el Consell va perfilando todos los detalles de la desescalada que arrancará el próximo martes 2 de marzo. A día de hoy, la autonomía presenta una incidencia acumulada de 202,77 casos por cada 100.000 habitantes. La cifra ha supuesto bajar al nivel de emergencia 3, un punto en el que no se estaba desde el 16 de diciembre. Además, ya se está por debajo de la media nacional situada en 235,84 casos.

A pesar de que la evolución es positiva, el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha insistido en que la desescalada será gradual y «extremadamente prudente». No obstante, también ha declarado que sí se está «en condiciones» de flexibilizar las restricciones.

Aunque será este jueves cuando tenga lugar la Mesa Interdepartamental en la que se trazará la hoja de ruta de la desescalada, en los últimos días ya se han adelantado algunas de las medidas que entrarán en vigor cuando finalice el último decreto del Consell aprobado hasta las 23:59 horas del lunes 1 de marzo.

APERTURA DE LA HOSTELERÍA

Tal y como se anunció ayer, las terrazas podrán reabrir sus puertas el próximo martes. Sin embargo, los locales interiores permanecerán cerrados. Respecto a la capacidad de las mesas, el número máximo de comensales se ha fijado en seis personas.

Una cuestión que falta por resolver es el horario de cierre aunque todo apunta a que será a las 20 horas. A pesar de que los hosteleros habían solicitado cerrar con el toque de queda, Sanitat quiere hacerlo coincidir con el cierre comercial. Se está barajando retrasarlo a las 20 horas. Una vez se cierren las terrazas, la hostelería sí tendrá permitido continuar con los servicios de recogida o envío a domicilio.

En referente al interior de los locales, será el martes 9 de marzo cuando tenga lugar una nueva reunión del Consell con los sectores del ocio y la hostelería. En ella se analizará la primera semana de la desescalada y se estudiará la reapertura total. Según la situación epidemiológica, podrían abrir los locales con aforos de un 30% o un 50%.

LIMITACIÓN DE LA MOVILIDAD 

Otra cuestión clave de la desescalada es la movilidad de los valencianos. Ayer Puig ya avanzó que la Generalitat estudia levantar los cierres perimetrales de las localidades con más de 50.000 habitantes que hay los fines de semana. De ser así, este viernes 26 arrancaría el último cierre perimetral de localidades como Valencia, Alicante o Castellón, entre otras.

Sin embargo, falta por marcar cuándo se eliminará el cierre perimetral de la autonomía. Aunque se desconoce este aspecto, las declaraciones de Puig sobre la limitación de la movilidad en Semana Santa podrían ser un aviso de que esta apertura no se producirá hasta la finalización de las vacaciones.

Además, la autonomía está a tan sólo unas semanas de vivir un puente de tres días con motivo de San José. Por ello, el Consell podría optar por mantener el cierre total para evitar desplazamientos. Otra fórmula usada en los últimos meses de pandemia por autonomías como Madrid ha sido instaurar un modelo mixto. Esto supondría un levantamiento de las fronteras autonómicas aunque con cierre en días concretos que coincidirían con los puentes.

REUNIONES SOCIALES

A día de hoy las reuniones sociales en territorio valenciano están prohibidas, salvo excepciones. Únicamente se permiten en vías públicas y siempre que no sean más de dos personas salvo convivientes. Ahora bien, con la apertura de las terrazas esto se espera que cambie.

Aunque no será hasta mañana cuando se anuncie la norma definitiva, todo apunta a que las reuniones en espacios públicos volverán a ser una realidad. Éstas no podrían ser de más de seis, siguiéndose lo pactado para la hostelería, y faltaría regular las reuniones en espacios privados.

TOQUE DE QUEDA Y CIERRE COMERCIAL

La Generalitat sigue sin pronunciarse al respecto y manteniendo el toque de queda a las 22 horas. Las administraciones autonómicas tienen permitido fijarlo a las 22, 23 o 24 horas. Si finalmente la hostelería cierra a las 20 horas, todo apuntaría a que el toque de queda continuaría sin modificación.

En cuanto a los comercios no esenciales, el Consell pretende ampliar su horario. Éste pasaría de cerrar a las 18 a cerrar a las 20 horas. De esta manera, el cierre comercial y el hostelero coincidirían durante la primera semana de desescalada.

ACTIVIDADES DEPORTIVAS

Las actividades deportivas al aire libre volverán a estar permitidas. Así, los entrenamientos que se jueguen en campos abiertos podrán retomar su actividad la próxima semana. Por el contrario, todos los espacios deportivos interiores se mantendrán cerrados 15 días más. De este modo, los gimnasios, piscinas climatizadas y pabellones deportivos mantendrán sus actividades suspendidas.