La ciudad de Valencia cuenta con un depósito de tormentas y espera poder construir un total de seis más. Esta instalación permite el almacenamiento de las aguas de lluvia para un posterior envío a la depuradora.

El agua de las precipitaciones, sobre todo las primeras gotas que caen, tienen una alta cantidad de contaminación y su vertido directo al mar es perjudicial. Para evitar esta situación, el depósito de tormentas, gestionado por Acciona, almacena estos residuos.

El Ayuntamiento de Valencia ha impulsado la realización de seis depósitos más, con un valor de inversión de 55 millones. Todavía se desconoce el lugar donde serán ubicados pero cumplirán una labor esencial.

El deposito Cabanyal-Eugenia Viñes fue el encargado de gestionar el paso de la última DANA. Tras esta tormenta, responsables de Acciona explican que superó su máxima capacidad. “El agua superaba el nivel esperado y llegaba a la pasarela”, explicaba Carlos Espinosa, Responsable de Acciona.