Los cinco mejores brunch que no te puedes perder en Valencia

Los menús ofrecen algunas delicias como huevos benedict con salmón o aguacate, tés ecológicos, pancakes o una amplia variedad de tartas y bollería artesana.

brunch

(Andrea Bolúmar).- Llega el fin de semana y te apetece hacer algo diferente, así que ¿por qué no empezar por un buen desayuno? Si eres una de las personas a las que le ha entrado el gusanillo de probar el brunch, estás de suerte porque Valencia incluye un extenso listado de cafeterías que ya incluyen este plato americano en sus cartas. Te dejamos aquí cinco sitios donde poder probar el brunch en los locales de moda de la ciudad.

1. LA PETITE BRIOCHE (C/ Sorní, 28 y Plaça Alfons el Magnànim, 3)

Esta cafetería ofrece un listado de desayunos entre los que destacan: Le Petite Brioche, el Americano, el Francés, el Mediterráneo o el Francés. En ellos, el protagonista es el café como base y se le puede acompañar con una porción de tarta, unos pancakes, unas tostadas o un croissant. Y si te quedaste con ganas de Brunch, todos los sábados y domingos de 10 a 14 puedes deleitarte con sus mejores platos como Yogurtbowl con fresas, chía, arándanos, plátano, nueces y miel, café, zumo de naranja, y una tosta de pan de semillas con tomate, pechuga de pavo y aguacate por tan solo 7€.

2. DULCE DE LECHE (C/ Cuba, 46 y C/Jesús, 71)

Conocida por tener una infinadad bocadillos saludables y tartas, la pasteleria/cafetería “Dulce de leche” se ha vuelto todo un referente para los vecinos de Ruzafa y Jesús, quiénes no pueden resistir a probar uno de los magníficos pasteles de zanahoria que tienen en el mostrador. El Brunch lo ofrecen los fines de semana por 8 euros y van variando, aunque mantienen su base de café con leche o tés ecológicos (a elegir), y zumo de naranja como elementos principales. A esto se le pueden añadir un panecillo recién horneado relleno con pollo asado, guacamole y verduras frescas, y mini pancake con frutas. ¡Quién pudiera resistirse a probar alguno de estos!

3. BASTARD COFFEE & KITCHEN (C/ Marqués de Sotelo, 9 y C/ Leandro de Saralegui, 1)

Nace con la ilusión de fusionar lo mejor de las cafeterías y restaurantes de comida casual y en un solo espacio, destacan en su página web. Con una decoración industrial decadente y una sencilla carta, puedes deleitarte con sus desyunos de café, zumo de naranja y sus pancakes de bacon y sirope de arce o bien, un “French toast d’ orxata” o goofres caseros. Y como no podía faltar en su menú, los brunches los dejan para el fin de semana de 10 a 15 horas donde puedes escoger entre 4 tipos: London, Soho, Burger Bastard o High Lane Menú por 11,50 euros, aproximadamente. Si deseas probarlo solo tienes que reservar previamente en la web y ¡listo para probar un buen Brunch!

4. CELIACRUZ (C/ Cuba, 54)

Los celíacos han encontrado su templo del Brunch en Ruzafa, ya que son los únicos que ofrecen un buffet libre sin gluten por tan sólo 12 euros. Tienen cuatro temáticas y las van variando cada domingo (Italiano, Americano, Español y Vegano) en dos turnos, a las 12 y a las 14h. Ofrecen desde café, zumos de naranja, porciones de pizza o tarta, tortitas con sirope de caramelo… Eso sí, necesitas reserva previa, si no te quieres perder ¡un rico brunch variado! Tienen un apartado de tienda donde puedes adquirir sus tartas, panes especiales, empanadillas, etc.

5. FEDERAL CAFÉ (C/Embajador Vich, 15)

Como si el salón de tu casa se tratase, así es como te sientes al entrar a cualquiera de los Federal que hay en Barcelona, Madrid, Girona o Valencia. Un amplio espacio que ofrece un Brunch en toda regla: zumo de naranja, café con leche, y unos huevos benedict por excelencia con salmón, espinacas o aguacate, por 15 euros (aprox.). Aunque este sitio ya se ha puesto de moda en ciudades cosmopolitas como Madrid, en Valencia se ha hecho un hueco para los amantes del buen comer ya que tienen una extensa carta de comidas y cenas, por si deseas alargar el dia y probar todos sus platos. Como novedad, las mesas son grandes (de 5 a 10 comensales) perfectas para compartir y conocer gente nueva.

Solos, deprisa y mirando una pantalla: así desayunamos los valencianos