La Cabalgata de las Reinas Magas de Enero regresa a Valencia
Libertad, Igualdad y Fraternidad junto a Joan Ribó en el Ayuntamiento de Valencia.

Fue en 1937 cuando Libertad, Igualdad y Fraternidad desfilaron en Valencia bajo el nombre de las Magas de Enero. La cabalgata llegó a la ciudad para celebrar la Fiesta de la Infancia y no fue hasta 2016 cuando el Ayuntamiento volvió a recuperarla.

Desde entonces ya son seis las ediciones consecutivas que se han hecho de este polémico desfile republicano. Sin embargo, la cabalgata podría quedarse y formar parte de las tradiciones valencianas.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha decidido blindar y proteger el acto de las Reinas Magas al darle rango de fiesta tradicional en la ciudad. Según ha denunciado el Partido Popular, tanto Compromís como el PSOE «han colado» la cabalgata en el listado oficial de fiestas tradicionales de Valencia.

Se trata de un listado en el que figuran 15 fiestas tradicionales calificadas de «especial arraigo» en Valencia. Entre ellas hay algunas como el 9 d’Octubre, los Reyes Magos, los Carnavales o la Semana Santa.

Según la portavoz del Grupo Popular, María José Catalá, el Gobierno de Ribó y PSOE ha dado «un nuevo paso para imponer su ideología». «El alcalde Ribó está empeñado en consolidar una fiesta que ni es tradicional en nuestra ciudad ni está arraigada«. Además, manifiesta que al dar este paso, las Reinas Magas ya no necesitarían el permiso de Patrimonio para ocupar la vía pública y proceder a su celebración.

CATALÁ: «LAS REINAS MAGAS SON PARA PROMOVER LA REPÚBLICA»

Catalá ha denunciado que el Ayuntamiento «sigue imponiendo fiestas que nunca han tenido arraigo en la ciudad». Apunta que es una forma de justificar que se sigan pagando actos de apoyo a la República. Además, añade que es una manera de «utilizar a los niños para hacer política». «Hay que decirlo alto y claro, no es una cabalgata para los niños. Es un acto para promover valores republicanos».

La popular ha advertido que la fiesta del 37 sirvió también par exaltar la República y el régimen comunista de la Unión Soviético. «La comitiva que se organizó iba encabezada por unas efigies de Largo Caballero y Stalin. Se hizo para sustituir la festividad de los Reyes Magos. Es por tanto una reivindicación clara a favor de la República subvencionada por el Gobierno de Ribó y PSOE», concluye.