43 personas perdieron la vida y 47 resultaron heridas en el accidente de metro más grave de la historia de España que ocurrió el 3 de julio de 2006 en la Línea 1 de Metrovalencia, en la curva que realiza el tramo entre Plaza de España y Jesús.

Después de 14 años a la espera de justicia y tres archivos de la causa este lunes estaba previsto que se iniciara el juicio en la Audiencia de Valencia. Un juicio que finalmente no se va a celebrar ya que las partes han llegado a un acuerdo.

En total había ocho acusados, cuatro exdirectivos de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) han admitido su responsabilidad en los hechos y han asumido una condena de 22 meses de prisión, mientras que a los otros cuatro se les retirará la acusación.

Estos son, en términos generales, el acuerdo al que han llegado la Fiscalía, la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio (AVM3J) y las defensas de los acusados, y que deberá ser ratificado por las partes el mismo lunes en el comienzo de la vista.

Concretamente los que asumiran la condena son el que fuera director de Operaciones, Manuel Sansano; el exresponsable de Auditoría para la Seguridad y Circulación, Juan José Gimeno; el ex director adjunto de Explotación, Vicente Contreras; y el ex director técnico, Francisco García. Todos ellos han aceptado una pena de 22 meses de prisión.

De esta forma, se retira la acusación a Marisa Gracia; el exjefe de Talleres de Valencia Sud, Luis Miguel Domingo Alepuz; el exjefe de la Línea 1, Sebastián Argente; y el exresponsable de estudios y proyectos, Francisco Orts.

Para las víctimas con este acuerdo se hace justicia

Rosa Garrote, presidenta de la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio (AVM3J), se ha mostrado «contenta» con el acuerdo alcanzado, ya que considera que con él se admite que la responsabilidad en el accidente no fue del conductor del convoy. Según declaraciones a Europa Press: «Me quedo con que la dirección de la empresa ha reconocido que lo ha hecho mal». «Al final se hace justicia y la empresa reconoce que la culpa no fue del conductor, sino de las personas que deciden».