Renfe cambia las condiciones para viajar con abonos gratuitos
Un tren Euromed de Renfe en el trayecto de Alicante a Barcelona.

2025 era el año marcado en el calendario del Gobierno para arrancar con la andadura del Corredor Mediterráneo, la gran vía ferroviaria que conectará Algeciras con el sur de Francia. Sin embargo, el retraso de las obras y su lenta ejecución ponen en duda que vaya a cumplirse con dicha fecha.

«Desde Algeciras a la frontera, ni en el año 2035 estará acabado», declaraba este jueves Vicente Boluda. El presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) se pronunciaba así minutos antes de arrancar el 6º Acto Empresarial y Segundo Chequeo Semestral del Corredor Mediterráneo celebrado esta semana en Barcelona donde denunció los más de 25 años de retrasos que acumula la construcción.

El empresario ve «imposible» que la infraestructura ferroviaria esté acabada en tres años. Del mismo modo, ve improbable que se llegue a 2035, última fecha marcada por el Gobierno para arrancar el Corredor.

El presidente de AVE, Vicente Boluda, en su reivindicación por el Corredor Mediterráneo.

EL AVANCE DEL CORREDOR TRAMO A TRAMO

Hablando por tramos sí podrían darse otras fechas de finalización. «Quizá desde Murcia hasta la frontera francesa esté prácticamente acabado en 2026 o 2027. Pero desde Algeciras, en absoluto», confesaba Boluda.

Por el contrario, las obras de la Comunitat Valenciana irían algo más adelantadas. Según el empresario, el tramo entre Castellón y Barcelona está completado al 80%. Lo mismo sucede con las vías de Valencia a Castellón. Sin embargo, avanza más lentamente la infraestructura de Valencia a Murcia, mientras que el tramo de Murcia-Algeciras sería el más perjudicado. «No creo que llegue ni al 20%», revelaba el presidente de AVE.

Más de 1.500 empresarios y representantes de la sociedad civil reunidos para reivindicar la infraestructura ferroviaria.

Boluda también lanzó un grito al Gobierno: «nuestro país no puede esperar más». Esta frase forma parte del lema de este año para reivindicar la construcción. «Como país no podemos permitirnos ni un retraso más. Nuestra industria, nuestro campo, nuestras exportaciones, nuestro turismo, nuestra sostenibilidad y nuestra cohesión territorial lo necesitan».

VIAJES MÁS RÁPIDOS Y MAYOR TURISMO NACIONAL

El Corredor será una infraestructura clave en el arco mediterráneo. Con él quedará unido todo el sur de España con la costa levantina, lo que mejorará el turismo y las conexiones empresariales.

Entre sus beneficios destacan el crecimiento del empleo, el aumento de la afluencia de turistas, el impulso de la economía española en general y una mayor movilidad.

Además, la infraestructura viaria reducirá la duración de los viajes. Ciudades tan importantes como Barcelona, Valencia, Alicante, Murcia o Málaga estarán conectadas en casi la mitad de tiempo, incluso más en algunos tramos. Por ello, se espera que el turismo interno y los viajes de trabajo se multipliquen en toda la ruta.