Sánchez pedirá una prórroga del estado de alarma más allá del 26 de abril

El Congreso de los Diputados decide este miércoles la prórroga del estado de alarma hasta el 24 de mayo. Dicha prolongación ha sido la más polémica desde el inicio de la crisis del coronavirus. Hasta hoy no ha estado claro si la aprobación sería una realidad o por el contrario recibiría la negativa de los diputados.

Sin embargo, a menos de 24 horas de arrancar la sesión se conocía que tanto el PNV como Ciudadanos apoyarían la ampliación del estado de alarma. De esta manera, el Gobierno liderado por Pedro Sánchez contará con la mayoría de votos del Congreso. El partido que seguía en duda es el PP aunque su abstención o voto en contra ya no afectará a la aprobación.

Para lograr el apoyo de los nacionalistas vascos, Sánchez ha tenido que dar manga ancha a las autonomías. Ahora serán los gobiernos autonómicos quienes desarrollen sus propias estrategias de desescalada para adaptarse a las necesidades de sus localidades.

“LA DESESCALADA SERÁ ASIMÉTRICA Y COGOBERNADA”

Tras la aprobación del nuevo estado de alarma, las autonomías tendrán “un papel protagonista” en la desescalada. Según Sánchez, esta será “asimétrica y cogobernada”. “La dirigiremos juntos el Gobierno y las distintas comunidades autónomas en cogobernanza aunque las validaciones últimas dependerán del Ministerio de Sanidad y de la evolución del virus”.

Ahora, los gobiernos autonómicos tendrán que remitir sus propuestas indicando qué provincias pueden cambiar de fase y qué medidas se aplicarán en ellas. La propuesta deberá contener las medidas previstas basadas en el plan de desescalada del Gobierno y añadirán aquellas que consideren oportunas. Tras esto, el Ministerio de Sanidad estudiará cada una de estas propuestas y finalmente se adoptará una decisión consensuada.

REQUISITOS PARA PASAR DE FASE

Los territorios deberán tener la capacidad de instalar en un plazo máximo de cinco días entre 1,5 y 2 camas de cuidados intensivos por cada 10.000 habitantes. También deberán de tener la capacidad de instalar en un mismo plazo entre 37 y 40 camas de agudos por cada 10.000 habitantes. Por último, deberán tener actualizada la información del panel de indicadores.

“LEVANTAR EL ESTADO DE ALARMA SERÍA UN ERROR ABSOLUTO”

Sánchez ha defendido la aprobación del estado de alarma y ha declarado que no hacerlo sería un absoluto “error”. “Levantar el estado de alarma sería un error absoluto, total e imperdonable. Quienes se benefician de estas ayudas necesitan el estado de alarma”.

El presidente ha señalado que España se encuentra en una semana “decisiva” y ha recalcado que debemos ser “cautos”. Sánchez ha afirmado que la situación “ha cambiado radicalmente” y que se debe continuar la desescalada hacia la nueva normalidad.

Los indicadores demuestran que la enfermedad está siendo controlada. Necesitamos el estado de alarma. Limitamos es cierto la libertad de circulación y la reunión pero salvamos vidas. Las restricciones serán cada vez menos severas pero esas restricciones necesitamos el estado de alarma”, ha argumentado.