Ribera
Compartir

(Com. Prensa).- El Departamento de Salud del Vinalopó lidera el ranking de los Acuerdos de Gestión que, como cada año, establece la conselleria de Sanitat para todos los Departamentos de Salud. Una comparativa que mide más de un centenar de indicadores relacionados con la atención prestada al paciente y la correcta utilización de los recursos. Los Departamentos de Torrevieja y Alzira, también gestionados por Ribera Salud, ocupan la segunda y cuarta posición respectivamente.

La Conselleria de Sanidad ya ha comunicado a los departamentos los resultados provisionales del ranking correspondiente a la actividad de 2016 en el que Vinalopó ha obtenido la primera posición con una puntuación de 68,26 puntos. Por su parte, el Departamento de Salud de Torrevieja ha alcanzado la segunda posición con una puntuación final de 63,92 puntos y, La Ribera, se posiciona en cuarta posición con una puntuación de 61,31 puntos.

Los resultados de los tres Departamentos en años anteriores han sido excelentes, siempre encabezando el ranking, incluso con indicadores más exigentes que en el resto de Departamentos. Estos resultados constatan que los centros delGrupo Ribera Salud se han consolidado en la mejora de la calidad asistencial que ofrecen a los pacientes, tanto en Atención Primaria y Atención Hospitalaria.

Para la Dirección del centro “los acuerdos de gestión son un eficaz mecanismo de control para garantizar el cumplimiento de los objetivos marcados en el Plan Estratégico de la Conselleria de Sanitat, y nos sentimos muy satisfechos de formar parte de esta evaluación. El resultado obtenido en las concesiones administrativas y en los demás departamentos púbicos de salud, demuestra la gran labor que realizan todos los profesionales en la búsqueda de la excelencia, y pone de manifiesto que todos contribuimos para mantener y mejorar nuestro modelo sanitario público”.

El objetivo básico de los Acuerdos de Gestión radica en conseguir una mayor eficiencia en el servicio público sanitario. Entre los principales objetivos que persigue se encuentra el hecho de responder a las expectativas de la población, potenciar la promoción y prevención de la salud, mejorar los resultados de salud y la accesibilidad, realizar una gestión adecuada de la demanda y consolidación de estándares clínicos, mejorar la seguridad del paciente, disminuir la variabilidad, con una gestión eficiente de los recursos, sostenibilidad económica y garantía en la calidad de la información y con plena orientación al paciente.