plásticos
Más del 95% de los plásticos que se usan durante un periodo de tiempo corto son desechados al mar.
Compartir

La Comisión de Medio Ambiente del Congreso ha acordado llevar a cabo un cambio de ley para prohibir la distribución, comercialización y exportación de envases de plásticos de un único uso. Platos, vasos, cubiertos y pajitas serán retirados para reducir los millones de toneladas de plásticos que acaban en el mar.

El texto, aprobado y consensuado por la mayoría política, PSOE, Podemos y Ciudadanos, a excepción del Partido Popular plantea que todos los utensilios citados sean fabricados con al menos un 50% de sustancias biodegradables a partir de 2020 y con un 60% a partir de 2025.

La mayoría política ha acordado llevar a término las medidas indispensables para prohibir la distribución gratuita de bolsas de plástico de un solo uso, ya que según lo demostrado las bolsas no se degradan sino que se fragmentan en micropiezas, creando por doquier un riesgo para el suelo, agua y organismos.

El diputado de Equo-Podemos, Juan López de Uralde, promotor de la idea asegura que más de la mitad de los envases de plástico que se usan en España acaban en vertederos en lugar de ser reciclados y contribuir en mejoras para el medio ambiente.

Según datos simples pero verdaderamente drásticos, en el mar se desechan más del 95% de los plásticos que se usan durante un periodo de tiempo corto, lo cual daña y perjudica al medio ambiente y a su vez no contribuye a la oportunidad de mercado de estas.

España no es el único país que se suma a esta iniciativa. Países como Francia, Argentina y Reino Unido ya han empezado a dar pasos hacia la reducción de plásticos dañinos. El 1 de enero del 2017 Buenos Aires prohibió en su totalidad el uso de bolsas de plásticos en los supermercados mientras Reino Unido ese mismo día prohibió la venta de cosméticos que usaran microesferas de plásticos.