Compartir

La climatología es clave en la producción de cítricos y es que de ella depende el éxito de las campañas. La de este 2017-2018 sólo acaba de arrancar pero ya ha vivido su primer siniestro: una pedrada que ha afectado a comarcas valencianas como la Costera, Vall d’Albaida o Camp de Túria.

Para poder hacer frente a las pérdidas que generan algunos fenómenos atmosféricos como el pedrisco, la helada o el viento es vital contar con un seguro que se adapte a las necesidades del sector y así evitar daños irreparables en los campos valencianos.

Y es que desde Agroseguro señalan que una de cada tres parcelas aseguradas experimentó un siniestro en la pasada campaña. Este hecho ha supuesto pérdidas por encima de los 45 millones de euros y afirman podría volver a repetirse.

En los últimos años Agroseguro ha ido adaptándose a las necesidades que tienen los agricultores ganando en flexibilidad y cobertura. Estas características han situado a la aseguradora entre las más valoradas superando con un notable las diferentes encuestas de satisfacción que se han llevado a cabo en estos últimos meses.