Compartir

Los rótulos de la fachada donde estaba la Casa de los Caramelos han desaparecido, dejando en el olvido el establecimiento que estaba ahí desde el año 1953. La emblemática Casa de los Dulces que encontramos junto a las Cortes Valencianas, muy cerca de las Torres de Serranos desapareció hace poco más de 1 año, tras no renovar su alquiler con el edificio perteneciente al parlamento autonómico.

Muchas generaciones que ahora ya son adultos recuerdan con nostalgia cuando pasaban de niños por la calle conocida popularmente de los Caramelos, acercarse a las cubetas de cristal más grandes que ellos donde había toda clase de caramelos. Quién no se ha acercado hasta allí para comprar a granel los caramelos para tirar en los bautizos o a hacer paquetitos de dulces que luego se repartían a los niños de clase cuando era su cumpleaños o tenían alguna celebración especial.

La Casa de los Dulces era una parada obligatoria para cualquier niño desde 1.953 para comprar garrotes o piruletas gigantes, los caramelos de violetas o los famosos Pictolín para ir a ver los partidos del Levante UD. Ahora la fachada empezará otra historia distinta, quizá una franquicia extranjera de restauración y cuando pasemos por esta zona no será lo mismo.

Una generación de mayores que crecieron pasando día a día por su fachada se quedarán sin uno de los pocos recuerdos de su infancia cuando iban de camino a su colegio, casa o a la plaza de la Virgen. Allí antes disfrutábamos como si fuéramos niños de caramelos de todas clases, sabores y azúcares, también de otros dulces como gominolas, turrones, chocolate, helados de diferentes marcas, peladillas. Para muchos era el paraíso de azúcar, de dulce a todo color. Borrados quedan los recuerdos y la alegría que daba ver un establecimiento que a todos nos sacaba una sonrisa.