Hortensia Herrera
Compartir

La Basílica de la Virgen de los Desamparados ha abierto hoy con “total normalidad” las puertas de bronce de su entrada principal, tras los trabajos de reparación desarrollados la pasada semana, después de que una de ellas se desprendiera durante la fiesta en honor a la Mare de Déu el pasado 14 de mayo. Los gastos serán sufragados por la Fundación Hortensia Herrero.

La intervención, llevada a cabo por operarios de una empresa especializada en cerraduras de grandes dimensiones, ha permitido no sólo arreglar sino también reforzar las bisagras y la estructura de la puerta, que abrió ayer domingo por primera vez para la celebración de una boda.

La Fundación Hortensia Herrero ya restauró hace tres años la imagen de la Virgen de los Desamparados y su camarín, lo que ha animado más si cabe a su presidenta, Hortensia Herrero, a dar el paso para ayudar en la reparación de a puerta: “Cuando vi la noticia y las imágenes me quedé realmente impresionada. Después del trabajo que habíamos hecho allí, pensé al  momento que la Fundación tenía que colaborar en lo que pudiera para que este templo, que es muy especial para todos los valencianos, estuviera cuanto antes reparado. Es una satisfacción que pueda estar ya en perfecto estado para el acto del ‘Besamanos’ del miércoles 24”, explica Hortensia Herrero.

De esta manera, este próximo miércoles volverán a abrirse las puertas para acoger la celebración del besamanos público a la patrona de Valencia, dirigido a la participación de todos los devotos.

Igualmente, ha sido retirado el tabique provisional de cartón-yeso que fue habilitado en el interior del templo, próximo a las puertas, para independizar el espacio de culto de los trabajos de reparación, según fuentes de la Basílica.