Greenpeace
Compartir

Tras tres jornadas completas en la Marina Real de Valencia, el buque insignia de Greenpeace, Rainbow Warrior, zarpará hoy del puerto valenciano para poner rumbo a su próximo destino: Mallorca.

Sin embargo, si todavía se quiere recorrer el mítico barco de la ONG no habrá problema y es que permanecerá abierto de 10:00 a 13:00 horas y de nuevo por la tarde de 16:00 a 19:00 horas, según han informado desde la propia organización ecologista.

El Rainbow Warrior ha visitado España con una finalidad muy clara, denunciar la situación de contaminación que sufren las aguas y costas mediterráneas por culpa de los plásticos. Esta campaña denominada “Menos plásticos, más Mediterráneo” que hoy concluye en Valencia, seguirá en la isla mallorquina durante dos días para poner rumbo al destino final: Barcelona, donde además de un concierto en cubierta llevará a cabo diversas actividades divulgativas y encuentros con periodistas al igual que se ha hecho en la capital del Turia.

Durante la navegación, la organización ecologista también está realizando diversas investigaciones que cuentan con la presencia de científicos independientes del CSIC-CEAB (Centre d’Estudis Avançats de Blanes), referente en los estudios sobre esta temática.

Así es el Rainbow Warrior

El modelo original de este buque se construyó en el año 1955 para que el Ministerio de Agricultura británico pudiese trabajar en él realizando investigaciones y no fue hasta 23 años después cuando Greenpeace lo adquirió para convertirlo en un barco de manifestaciones y protestas contra el maltrato medioambiental dándole el nombre de “Guerrero del Arco Iris” (Rainbow Warrior) por una profecía de los nativos americanos.

Dentro de él los visitantes han tenido la oportunidad de experimentar personalmente cómo es la vida en este buque de la ONG así como conocer su funcionamiento. Además, Greenpeace ha impartido diferentes talleres y experimentos relativos a la contaminación de los mares y océanos para concienciar a la sociedad de esta lacra social.