mundial de corea
Compartir

En Corea, en su cuna, en su lugar de origen, donde tomó forma como deporte a mediados del siglo pasado, el taekwondo se dispone a vivir los días más intensos y trepidantes del año. Llega el evento culminante del curso: el Campeonato del Mundo absoluto. Casi un año después de los Juegos Olímpicos de Río, los mejores exponentes de este arte marcial vuelven a citarse. Y, entre el selecto grupo de competidores, tres deportistas de la Comunitat Valenciana. Tres embajadores del Proyecto FER. Blanca Palmer, Daniel Ros y Raúl Martínez ya velan armas en el lejano país asiático. Sus objetivos oscilan entre la inmediatez y el medio plazo. Por un lado, aspiran a brillar y a llevarse la gloria en un certamen de tal prestigio y celebridad; por otro, han de empezar a sentar las bases de sus particulares candidaturas olímpicas. Un camino tan sinuoso como fascinante.

Por orden puramente cronológico, Blanca Palmer será la primera en entrar en acción en el Mundial de Corea. Una de las sensaciones del Proyecto FER durante los últimos meses afronta todo un examen de madurez. Personal y deportiva. A sus 18 años, y con el estímulo de haber aprobado hace pocos días la prueba de acceso a la Universidad, la deportista de Gandía ya no es una competidora anónima. Los éxitos acumulados en los últimos años (en especial, su impactante medalla de plata en el Campeonato de Europa absoluto de Suiza de 2016) la convierten en uno de los principales reclamos en su categoría de peso, menos de 49 kg. Este año ha paladeado la amargura de caer en el primer combate del Europeo sub 21 y la dulzura de adjudicarse el oro en la Copa Presidente de Europa, prestigiosa competición desarrollada en Grecia. Blanca examina en Corea su meteórica progresión. Empezará a competir el domingo día 25. Si alcanza las semifinales, luchará por la corona mundialista el lunes 26.

También Daniel Ros (más de 80 kg) puede comparecer en dos jornadas. El taekwondista de Catral disputará sus primeros combates el miércoles día 28. Si llega a las semifinales, volverá a saltar al tapiz al día siguiente. El deportista de Catral, de 23 años de edad, encara su segundo Campeonato del Mundo absoluto. En su estreno, firmado en el año 2015 en Rusia, obtuvo una meritoria quinta plaza. Ganó dos emparejamientos y cayó eliminado en el cruce de cuartos de final. Ros viaja a Corea con el listón de la ambición muy alto. Se considera capacitado para optar al podio. Para ello, deberá exhibir su mejor versión, la que este año, por ejemplo, ha mostrado en el oro del Open Internacional de España, en la plata de la Copa Presidente de Europa en Grecia y en el bronce del Open Internacional de Holanda. El de Daniel es el típico caso del deportista del que se puede esperar algo grande y sonoro en cualquier momento. Qué mejor escaparate que un Campeonato del Mundo para protagonizar la gran eclosión.

Mientras, Raúl Martínez será el último componente de la delegación FER en competir. Lo hará el viernes 30. En su caso, a diferencia de Blanca y Daniel, todo se desarrollará en una única jornada. Para el deportista ilicitano (menos de 80 kg), el de Corea representa el cuarto Campeonato del Mundo. Hasta la fecha, su mejor resultado en un certamen universal lo logró en México 2013, cuando se quedó a las puertas de las medallas tras perder en los cuartos de final ante un contrincante mexicano. A sus 26 años, y en plena madurez, Raúl busca dar un golpe de efecto a su carrera deportiva. Atesora talento, clase y ganas. Falta plasmar todas estas virtudes con una gran actuación en un contexto de campanillas. De momento, durante este curso 2017, acumula dos podios internacionales: un bronce en el Open de Las Vegas y un oro en el Open Internacional de España. En las jornadas previas, ha insistido en el objetivo de subir al podio. Suerte para los tres. El tapiz tiene la palabra.