robos
Compartir

Una de las operaciones salida más importantes del año ya ha comenzado y el tema de la seguridad durante las vacaciones de verano es un asunto que preocupa a los españoles. Según una encuesta realizada por Sondea a 6 de cada 10 españoles les inquieta que puedan estar intentando robar en su casa mientras ellos están fuera.

“Los días y horas en los que se producen más robos son los lunes, entre la 1 y las 4, seguido de los martes y jueves. Curiosamente, son los sábados los días de menor incidencia”, explica Álvaro Vázquez, experto en seguridad. Los datos sobre robos corresponden con saltos de alarma reales recibidos en la central receptora de alarmas de la compañía.

Los datos de la encuesta Sondea también reflejan lo que más le preocuparía a los españoles en caso de una intrusión en su hogar en esta época sería que entren cuando ellos o su familia está en el domicilio, seguido de que les destrocen la casa o les okupen la vivienda.

Los robos por descuido son un clásico en verano. Según Ignacio Jiménez, experto en seguridad: “cuando bajamos a comprar el pan, o a la piscina, la mayoría de las veces dejamos las ventanas abiertas o la puerta cerrada sin pasar la llave. Lo cual es un error, porque en esos pocos minutos que estamos ausente, los ladrones aprovechan para entrar y robarnos”.

Recomendaciones básicas

Para evitar sustos, los expertos recomiendan tomar una serie de precauciones que eviten dar pistas a los ladrones. El primero y más básico es dejar un aspecto de vivienda habitada durante la ausencia. Esto se consigue dejando alguna persiana subida o con la ayuda de un vecino o amigo que pase de vez en cuando por casa para subir y bajar persianas, revisar el estado de las cerraduras y recoger la correspondencia del buzón.

La tecnología puede ser de gran ayuda para simular que la casa está habitada, porque se pueden programar luces o equipos de televisión y audio para que se enciendan y apaguen a determinadas horas. Y si se dispone de alarma, no hay que olvidar mantenerla siempre conectada.

El tema de las redes sociales también adquiere una gran relevancia. Según el estudios, sólo 2 de cada 10 españoles dicen publicar información en las mismas sobre su lugar de vacaciones pero, curiosamente, 7 de cada 10 asegura conocer a alguien que lo hace.

Esto significa que muchas personas no son conscientes del peligro que supone publicar información que, aunque muchas veces pensemos que no tiene importancia, en la mayoría de las ocasiones son datos sensibles de los que se puede extraer información. No publicar fotos y datos en cualquier red social o app es indispensable. Así como desactivar la geolocalización del móvil.

 

Los métodos empleados por los cacos: las señales en las puertas

En cuanto a los métodos más utilizados por los ladrones se encuentran el resbalón, que consiste en abrir la cerradura con una radiografía —o utensilio similar— si no se ha cerrado la puerta con vuelta de llave; el bumping, un golpe seco con un martillo a una llave que se ha introducido previamente en la cerradura y que hace saltar la misma; o el ganzuado, que se trata de la manipulación de los sistemas internos de bloqueo del bombín mediante una ganzúa, entre otros. A esto se suma el uso de micro cámaras en las mirillas, que permiten controlar los movimientos de la casa.

Las fuerzas de seguridad el Estado también recomiendan tener especial precaución si percibimos en nuestras puertas pequeños trozos de plástico. Casi imperceptibles, son colocados en los marcos para detectar si la vivienda está habitada ya que caen al suelo en cuanto se abre.