Compartir

No sólo los adultos padecen el tener que volver a la rutina diaria después de las vacaciones, también lo hacen los más pequeños de la casa con la vuelta al cole. Un mal estar pasajero que se puede evitar si se siguen algunas recomendaciones realizadas por los expertos sanitarios.

Infundir positividad es fundamental para evitar que los niños generen sentimientos de apatía e irritabilidad al regresar al colegio.

Cambiar los hábitos alimenticios también es clave para ayudar al niño y en este aspecto el desayuno es imprescindible, y en cuanto a la hora de hacer actividades extraescolares hay que evitar sobrecargar en exceso a los pequeños.