fiesta Burjassot
Compartir

Un nuevo estallido de diversión tuvo lugar en el marco de las fiestas patronales de Burjassot en honor a San Roque. Adultos, pequeños y, sobre todo, mucha juventud se concentraba, de buena mañana, en la Plaza del Ayuntamiento, para comenzar a disfrutar de la Color Fest 2017, una fiesta que combina agua, polvos de colores y música; una combinación perfecta para una jornada festiva y veraniega que ya se ha consolidado como una cita clásica dentro del programa local de actos.

Tras comenzar con la “guerra del color” en la propia Plaza del Ayuntamiento, en la que también participaron con ganas el alcalde de Burjassot, Rafa García y el concejal de Fiestas, Manuel Pérez Menero, la multitud se trasladó al ritmo de la música hasta el aparcamiento situado en la estación de metro de Burjassot, donde continuó la colorida y refrescante batallas hasta quemar los últimos cartuchos de polvos de colores. Fue entonces cuando la fiesta siguió con una discomóvil.