Fallas

Domingo, 15 de marzo. Día de la plantà. En cualquier año normal Valencia debería amanecer con la mayoría de los monumentos plantados en las calles. Pero está claro que estas no son unas Fallas normales. De hecho, no son Fallas ni hay monumentos plantados.

Tras el aplazamiento de las fiestas josefinas en Valencia y las de la Magdalena en Castellón por el coronavirus, la semana ha sido una incertidumbre continua para el mundo fallero. Se han barajado muchas posibilidades, aunque lo más seguro es que las fiestas valencianas se celebren del 15 al 19 de julio, como ha propuesto el Ayuntamiento.

Pero lo que está claro es que no hay monumentos plantados en Valencia como cada 15 de marzo. Son en torno a 700 monumentos infantiles y mayores los que se plantan todos los años solo en la ciudad. De hecho, algunos de ellos, sobre todo de la Sección Especial, ya estaban plantados cuando Ximo Puig anunció la noticia.

Por eso, algunas de estas comisiones han anunciado que el monumento que planten en julio no será el mismo, o directamente no habrá falla. De momento hay que esperar a la asamblea extraordinaria de los presidentes de las comisiones de este lunes. En la reunión se tratará el futuro de la Exposición del Ninot o si los criterios de competición de los monumentos serán los mismos.

La falla del ayuntamiento arderá en marzo

Sí. La falla del Ayuntamiento de Valencia sí se quemará como estaba previsto. Como explicó Carlos Galiana, presidente de Junta Central Fallera y concejal de Cultura Festiva, el motivo es que no se puede desmontar. Algo que poco después repitió el maestro mayor del Gremio de Artistas Falleros, José Ramón Espuig. «Desmontarlos sería destrozarlos«, dijo.

El monumento que actualmente ocupa la plaza del Ayuntamiento se quemará sin público «a puerta cerrada», o más bien a plaza cerrada, como querían sus artistas.

Pérdidas de 700 millones de euros

Las pérdidas que se prevén tras la dura decisión son de aproximandamente 700 millones de euros. Así lo anunció el president de la Generalitat, el miércoles pasado en varias entrevistas. Puig ha declarado que se trata de una aproximación y que todavía no hay nada definitivo.

Tras la reunión entre los artistas falleros y el president, Puig dijo quién se hará cargo de los gastos de la «desplantà». Tanto el Consell de la Generalitat como los ayuntamientos pagarán a partes iguales los gastos que supone desmontar los monumentos. No obstante, aún es pronto para saber quién pagará las demás pérdidas.