Implantan la primera prótesis 3D de España a un paciente del Hospital de La Ribera

El hombre ha recuperado la funcionalidad de la mano intervenida tras 10 años sin poder utilizarla

mano

El Hospital Universitario de la Ribera en Alzira se ha convertido en el primer centro sanitario de España en implantar una prótesis impresa en 3D para sustituir el hueso escafoides fracturado de la muñeca de un paciente.

Gracias a esta intervención, el paciente ha podido recuperar la movilidad de su mano, ya que la impresión, realizada en titanio, reproduce con precisión la función del escafoides lesionado.

El paciente intervenido es un hombre de 40 años de edad que desde 2009 sufría una lesión del carpo en su mano izquierda, lo que le había hecho perder de manera progresiva la movilidad y fuerza de la muñeca.

Según ha destacado el doctor Luis Aguilella, facultativo del Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Universitario de la Ribera, «sin este implante biónico, la lesión que padecía el paciente habría requerido soldar varios huesos del carpo hasta el punto de perder casi por completo la movilidad de la mano».

«Con este implante, sin embargo, hemos podido reemplazar el escafoides dañado para que, junto al resto de huesos, actúe en el movimiento de la muñeca, recuperando el uso cotidiano y natural de la articulación», ha explicado.

Una planificación de 3 meses

Al paciente se le realizó un TAC de la mano sana con el objetivo de conocer el tamaño del escafoides. Una vez procesadas las imágenes, se realizó una reconstrucción virtual en 3D desde la que se diseñó la prótesis a medida en titanio, con acabado en espejo, y se fabricó mediante técnicas de reconstrucción tridimensional de alta precisión.

Según ha señalado el CEO de Avamed Synergy, Lucas Díez, «la complejidad de la fabricación de la prótesis también residía en que se necesitaba que la misma contara con una serie de orificios distribuidos estratégicamente para poder fijarla al resto de los huesos mediante un tendón extraído del antebrazo del paciente en el mismo acto quirúrgico». Todo ello ha supuesto un trabajo de revisiones y perfeccionamiento cercano a los tres meses.

Aguilella ha destacado que «el paciente ha iniciado ya una serie de sesiones de rehabilitación con el objetivo de recuperar la fuerza completa de su muñeca, de modo que a día de hoy, «la evolución está siendo muy buena y prevemos que recobre la funcionalidad de la mano a los dos meses de la intervención».

LAS PRÓTESIS 3D, EL FUTURO DE LA CIRUGÍA

«La impresión de prótesis 3D a medida del paciente será, en un futuro, una de las mejores alternativas en cirugía traumatológica, ya que ofrece a los pacientes una solución ortopédica que hasta ahora no existía«, ha señalado Aguilella. «De hecho, en el Hospital de Alzira, ya tenemos otros dos pacientes con los que estamos trabajando en el diseño de las prótesis personalizadas«, ha indicado.