Ayora se ha vuelto a convertir en uno de los municipios más dulces y en el centro de atención con el Primer Corte de Miel 2018, que ha cumplido la mayoría de edad. Todo un ritual que puede ser contemplado en directo en las instalaciones acondicionadas a tal efecto en el recorrido de la feria, Fiesta de Interés Turístico Autonómico desde 2016.

Como siempre, los miles de asistentes han podido comprobar la calidad, los aromas o la diversidad del producto estrella, que convierte a esta población en uno de los principales municipios apícolas de España.

Todo ello, gracias a los apicultores y apicultoras que hay detrás, que generación tras generación se ha esforzado por mantener una tradición han sabido llevar al futuro «toda una tradición y un conocimiento que es, además, parte dela historia.

Una feria que no solo ha dado a conocer la miel y los productos derivados de ella, sino la oferta económica de la zona en su conjunto, como la gastronomía, turismo, su patrimonio cultural, histórico y natural. En definitiva, dinamizar la economía comarcal y a fijar población en las zonas de interior. Y ante tanta variedad, los vecinos y vecinas, y visitantes, se han quedado con un buen sabor de boca.

Un dato relevante: la valenciana es la segunda comunidad autónoma productora del Estado. Por ello, este evento cobra gran relevancia, más allá del mero ocio, ya que es uno de sus mejores escaparates promocionales.

Noticias relacionadas:

Ayora muestra su cara más dulce