Palau Alameda reabre como centro de ocio gastronómico y cultural

El espacio valenciano iniciará una nueva andadura el 13 de septiembre con oferta de afterwork y de tardeo para el fin de semana.

755
Alameda
Terraza del nuevo espacio Palau Alameda.

El próximo jueves 13 de septiembre se inaugura el complejo de ocio gastronómico Palau Alameda, convirtiéndose así en una de las ofertas de ocio más interesantes y completas de la ciudad de Valencia.

Palau Alameda cuenta con el restaurante panorámico Àtic (que ya se inauguró el pasado 18 de abril), una sala de eventos gestionada por La Sucursal by Vilaplana, la nueva marca nacida de la alianza del grupo de restauración valenciano La Sucursal y Vilaplana Catering que ofrece sus servicios de catering en espacios singulares y un club de música (Azza).

“Somos conscientes de lo que ha sido como punto de referencia y, desde el respeto, creemos que debe volver a serlo con un proyecto del siglo XXI», apunta el director de Palau Alameda, Pepe Fernández.

Fachada exterior de Palau Alameda.

2700 metros cuadrados de pura energía creativa 

Al restaurante panorámico Âtic Bar y Àtic Restó, que cuenta con Nicolás Román como chef ejecutivo, se le suma la boîte AZZA.  Un club para unas 300 personas que se mira en las discotecas de pequeño formato. Donde la música y la coctelería se advierten como sus dos principales bazas.

Con oferta habitual de afterwork y de tardeo para el fin de semana, Azza y Àtic estarán conectados para que la oferta gastronómica y el clubbing crucen los horarios de todo tipo de visitantes.

Los jueves vacilarán entre los hits electrónicos más conocidos y música popular de todos los tiempos. Por otro lado, las noches de viernes y sábado se dedicarán a fiestas que podrán ser temáticas de estilos de distintas generaciones. “Lo ideal es que el público lo pueda utilizar como un mall, todos sus servicios a la vez. Así que ofreceremos mucha actividad casi a cualquier hora», comenta el director de Palau Alameda.

Interior del nuevo Palau Alameda.

Esencia valenciana en un contenedor muy urbanita

«Es importante el respeto por la historia del edificio y su entorno» señala Pepe Fernández. El responsable de su nuevo interiorismo, el diseñador Parolio, ha creado espacios coherentes entre sí y con su historia.

La ornamentación vegetal y la botánica rememoran la época de construcción del edificio con un distinguido contrapunto años 50. Todo ello bajo el sello de Parolio, reconocido interiorista del panorama internacional junto a su estudio Euphoria Lab, con más de 20 años de experiencia, que trabaja para importantes marcas y firmas procedentes de Estados Unidos, Europa, Oriente Medio, Asia y América Latina.

Un claro homenaje a una tradición reinventada que se manifiesta también en el diseño de los espacios. Un homenaje a los oficios y las industrias más emblemáticas de Valencia a través de una nueva forma de expresión artística, fresca y moderna. Cerámica, textil, bordados, artesanía, muebles de colores cálidos, intensos, nuestros.

Àtic: un nuevo espacio en Valencia donde disfrutar de su skyline