Las obras en la Plaza de la Reina descubren grandes secretos de la ciudad

Las intervenciones en la zona han desenterrado restos arqueológicos con siglos de antigüedad como la muralla de la ciudad o el tranvía que recorría el centro

Hace ya un mes que arrancaron las obras de renovación de la Plaza de la Reina de Valencia. A día de hoy, las actuaciones de este ambicioso proyecto del Ayuntamiento siguen sorprendiendo. Conforme avanzan las obras se desentierran restos ocultos que han marcado la historia de la ciudad.

El proyecto, que incluía el levantamiento del pavimento en toda la plaza, esperaba encontrar piezas de diferentes épocas y así ha sido. Tan solo unas semanas después de haber empezado con las obras, y con gran parte del suelo levantado, llegaron las primeras sorpresas.

Los operarios descubrieron unas antiguas vías de tranvía. Estas se encontraban situadas en la parte más cercana a la iglesia de Santa Catalina y datan del siglo XX. La infraestructura recorría gran parte del centro de Valencia pero fue en los años 60 cuando dejó de utilizarse. La Plaza de la Reina se transformó en la gran rotonda que conocíamos hasta ahora enterrando las vías hasta este momento.

Pero la estructura ferroviaria no ha sido el único hallazgo. Los trabajos de excavación también han sacado cerámicas y pavimentos con varios siglos de antigüedad. Además, han aparecido restos de un edificio tardorromano y piezas de la antigua muralla de Valencia.

Desde el Ayuntamiento se planearon estos descubrimientos y también se realizaron diferentes catas para conocer su estado actual. En los planes se establecía ya un seguimiento de estos restos con el objetivo de mostrarlos posteriormente.

Criticas a las reformas

Uno de los sectores mas críticos con las reformas que se están realizando vienen de los empresarios de la zona. La Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Valencia ha mostrado su preocupación por la aparición de los restos. Desde la misma expresan su temor a que estos hallazgos ralenticen los trabajos y las obras se alarguen más de lo anunciado.

Por parte del Ayuntamiento de Valencia siempre se ha insistido en que no se contempla esta posibilidad. Desde el principio del proyecto se conocía la existencia de estos restos arqueológicos, por lo que no son una sorpresa mayúscula. De esta forma si las obras continúan sucediéndose según su transcurso habitual, está previsto que terminen en abril 2022.