Los objetos perdidos más raros de Metrovalencia

Los usuarios de metro pierden una media de 15 artículos al día, sobre todo carteras, monederos, llaves y mochilas

298
objetos

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) recogió durante el pasado año un total de 5.642 objetos perdidos por los usuarios de Metrovalencia. Estos datos suponen que se olvidan 15 objetos de media al día y 470 por mes, que son guardados como mínimo un mes en las estaciones donde se custodian y un mes más en las instalaciones de Valencia Sud. Transcurrido dicho periodo de tiempo, y si sus dueños no lo han reclamado, se entregan a la Policía Local de Valencia.

Los objetos que más aparecen en los metros y tranvías de Valencia y su área metropolitana son, por orden, carteras y monederos, llaves, mochilas, documentación (DNI, pasaportes, permiso de conducir, tarjeta sanitaria…), teléfonos móviles y paraguas.

Pero estos artículos no se hallan de manera homogénea durante el año, sino que existen épocas propicias para perder determinados objetos. De esta forma, en diciembre y enero, el personal de FGV encuentra más tarjetas bancarias por las compras de Navidad; en marzo, por las Fallas, cualquier tipo de objetos; en mayo, con la llegada del buen tiempo, las gafas de sol abarrotan los asientos vacíos, y, en octubre, cuando el mal tiempo hace su aparición, los paraguas, bufandas y guantes tienen que ser retirados asiduamente.

Objetos sorprendentes

Además de la pérdida de objetos habituales, como los citados anteriormente, llama la atención una serie de artículos que cuesta creer que los usuarios se olviden, como bicicletas, muletas, maletas, dosis de insulina, sillas de oficina o de ruedas, carros de bebé, navajas, cámaras de fotos, uniformes, recetas e informes médicos, décimos de lotería, pienso de animales, escrituras de piso, justificante de apuestas deportivas, denuncias del juzgado, una Biblia y un Corán o hasta una barbacoa.

Procedimiento a seguir

Las estaciones con Espai del Client (Colón y Xàtiva), los Centros de Atención del Cliente de Benimaclet y Aeroport, y los Punt del Client (Àngel Guimerà, Empalme, Torrent Avinguda, Marítim-Serrería, y Mislata) son los puntos de entrega y de recogida por parte de los usuarios en una primera fase, antes de ser trasladados a la sede central de València Sud.

Transcurrido un mes, los objetos son recogidos y llevados a una dependencia de València Sud para intentar localizar al dueño, dar de baja para su reciclaje según su estado o bien entregarlos a la Oficina de Objetos Perdidos de Valencia transcurrido otro mes. Se distinguen los objetos de valor para darles un trato especial en la cadena de custodia, acompañando fotografías y utilización de caja fuerte.

Los documentos oficiales son entregados a la policía en la mayor brevedad para intentar localizar a su propietario. Las tarjetas bancarias son destruidas a fin de no ser manipuladas, evitando riesgos innecesarios. El resto de objetos que permitan localizar a su propietario, se realizan seguimientos y pequeñas investigaciones por parte del personal de Atención al Cliente para conseguir entregarlos.

En cuanto al dinero en metálico recogido de carteras, bolsos o monederos que no ha sido recuperados por sus dueños, FGV los entrega a entidades benéficas para ayudar a sufragar sus gastos.

Lluvia y heladas en la Comunitat Valenciana

 

Las diez palabras que decimos a diario y aún no están en la RAE