Mestalla

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha analizado esta mañana el futuro del nuevo Mestalla y la relación de las administraciones públicas con el club taronja. Puig ha manifestado su deseo de contar con el estadio terminado. Sin embargo, ha pedido al equipo que sea realista con la cronología.

«Nosotros queremos que se acabe el estadio, creemos que es importante», ha señalado en una entrevista a À Punt. «El Valencia es una referencia para toda la Comunitat Valenciana», ha explicado. «Se puede banalizar pero la realidad es que el fútbol mueve muchas pasiones y mucha actividad económica y social».

«EL EQUIPO NO HA CUMPLIDO»

Puig ha destacado que hay voluntad de ayuda pero no en materia económica. «Prologar o no la situación urbanística se puede hablar siempre que existan compromisos reales y que haya una cronología creíble», ha matizado. No obstante, el president ha remarcado que el equipo «no ha cumplido» con los plazos de Mestalla y «eso no puede pasar».

El jefe del Consell ha mostrado su confianza de «encontrar una solución». Además, ha rechazado que vaya a buscarse una confrontación con el club. También ha negado que vayan a tomar «soluciones drásticas». «Lo que está claro es que el diálogo tiene que buscar soluciones concretas, en cronologías concretas y con una capacidad de hacer el campo posible», ha sentenciado.

Según los plazos señalados, el Valencia debería dejar de jugar en el viejo Mestalla antes de julio de 2022. Sería entonces cuando arrancarían las obras de derribo que se prolongarían hasta 2023.