Las gigantescas esculturas inflables de una valenciana conquistan París

La exposición 'Jardín Autómata' cuenta con 60 esculturas inflables y electrónicas inspiradas en los personajes de El Bosco

inflables
Esculturas de Olga Diego en la sede de la UNESCO (París).

Las esculturas inflables con las que la artista alicantina Olga Diego recreó un ‘jardín de las delicias’ en el Centre del Carme de València se exhiben en la sede de la Unesco en París, de la mano del Consorci de Museus, con el apoyo de la Representación Permanente de España ante la Unesco.

‘Jardín Autómata’ es la primera exposición que se organiza en colaboración entre la Generalitat Valenciana y la UNESCO, a través de la Representación Permanente de España en esta.

Se trata de una instalación gigantesca formada por 60 esculturas inflables y electrónicas inspiradas en los hermosos, extravagantes y sugerentes personajes de El Bosco. En esta, seres humanos desnudos disfrutan, junto con animales de todas las especies, de un mundo de placer sin límites. Un mundo sugerente donde también encontramos hermosas aves, peces y frutos exóticos. Estos elementos son los que aparecen en ‘Jardín Autómata’, un laberinto de grandes cuerpos traslúcidos que sugieren una existencia mágica.

Ayudada por la luz natural de la estancia, Olga Diego ha creado un nuevo juego de luces que permite apreciar mejor el volumen y la piel de las piezas. Un espacio amplio y diáfano permite a las figuras respirar e interactuar con el público.

El pecado ahora es el plástico

Diferentes humanoides, cuadrúpedos y personajes híbridos son suspendidos en el espacio de la sala en una composición aérea y en continuo movimiento, mientras otros inflables se encuentran posados en el suelo y recrean escenas más terrenales y libidinosas.

En esos cuerpos traslúcidos, sus motores, como corazones eléctricos, insuflan aire en su interior, marcando con sus ritmos una indescifrable sinfonía eléctrica. Luces led terminan de conformar los cuerpos y una lluvia de cables y circuitos electrónicos se descuelgan desde las figuras hasta posarse en el suelo de la sala.

Tras su exposición en París, ‘Jardín Autómata’ regresará a nuestro territorio para mostrarse en la Lonja del Pescado de Alicante.