Elia y Nacho, dos jóvenes que hicieron de sus aficiones una marca
Nacho Balaguer, gerente de Bala Sail, y Elia Galbán Fernández, gerente de Viruxe

Mientras el mundo entero se paralizaba a causa de una pandemia mundial, dos jóvenes decidían emprender. Elia Galbán Fernández, estudiante de Ingeniería, Diseño Industrial y de Productos en la UPV, se sumergía en el mundo artesanal de los abanicos. Mientras tanto, Nacho Balaguer, tres veces campeón de vela en España, se decantaba por la que es su pasión: la náutica.

Originaria de Vigo, pero residente en Valencia. Elia pasó su confinamiento en un humilde apartamento de Alicante, concretamente en las inmediaciones de la Playa de San Juan. Inspirada por el gotelé de las paredes y por la luz de la costa alicantina, la joven estudiante comenzó a dar forma a su actual empresa.

Todo empezó a raíz de un proyecto de una asignatura de su carrera. El profesor les pidió que elaboraran un producto en el que combinasen tecnología y artesanía valenciana. Así fue como la estudiante de la UPV decidió decantarse por los abanicos.

La joven gallega se puso en contacto con un artesano de Alicante. «Quería crear un producto que se pudiese actualizar para dirigirlo a un público joven», explica. Elia  reconoce que fue complicado pues la pandemia le limitada a la hora de crear. «Todo lo que pude hacer entonces fueron dibujos y llamadas telefónicas», asegura. Sin embargo, los mensajes de ánimo de sus padres y el buen trabajo del artesano alicantino hicieron que Elia se decidiera a hacer de sus bocetos una realidad.

Elia y Nacho, dos jóvenes que hicieron de sus aficiones una marca
Modelos de abanicos artesanales de Viruxe.

Elia: “La relajación de las restricciones ayudará a expandir mi marca”

Así creó Viruxe. La joven asegura que para ello ha contado con la ayuda desinteresada de amigos del mundo de la fotografía, de las redes sociales y del diseño. A pesar de ello, reconoce sentirse «muy perdida» al ser su primera experiencia en el mundo del emprendimiento. En cambio, tiene grandes esperanzas en su fecha de lanzamiento: la primera semana de junio. Hasta el momento, Elia ha lanzado su marca en redes sociales para conectarse con su público objetivo.

Además, tiene todas las esperanzas puestas en los meses de verano. «La relajación de las restricciones va a ayudar a expandir y a dar a conocer mi marca», asegura. La gallega explica que la relajación de las medidas le está dando la oportunidad de comunicarse con más clientes. «Tanto por el boca a boca como al lucirlo en una terraza. La gente está más animada a comprar y a poder disfrutar del producto, de compartirlo y de sacarlo a pasear a la calle», concluye.

Nacho Balaguer: de campeón de vela a creador de una marca náutica

A diferencia de Elia, Nacho no cree que las futuras medidas puedan beneficiar a su negocio porque tiene muy claro que su cliente potencial se encuentra en la Comunitat Valenciana. Sin embargo, sí que reconoce que los meses de verano son claves para Balasail, nombre de su empresa. «Hay demasiada demanda», asegura.

Tres veces campeón de vela en España, tercero del mundo en Japón, cuarto en Estados Unidos y dos veces campeón de Europa. Nacho conoce muy bien el mundo de la vela y por ello decidió embarcarse en esta aventura del emprendimiento. El joven de 21 años ha abierto hace poco su propia tienda de náutica.

Elia y Nacho, dos jóvenes que hicieron de sus aficiones una marca
A la izquierda Nacho Balaguer en diferentes competiciones náuticas; a la derecha una imagen de la tienda Balasail.

Según cuenta él mismo, decidió abandonar su grado de Administración y Dirección de Empresas para crear su propio negocio. El especialista en marketing Guy Kawasaki, el consultor de marketing online Joan Boluda y el economista español Fernando Trias de Bes se convirtieron en sus nuevos instructores. A través de sus lecturas, Nacho comenzó a formarse desde casa en el mundo del emprendimiento.

Al margen de la formación, Balaguer trabajaba como encargado en una tienda de náutica cuando decidió que era hora de ser su propio jefe. Así fue como el joven se sentó un día y comenzó a hacer un estudio de mercado de su proyecto. «Aprovechando que tenía contactos en este mundillo pensé que podía hacer lo mismo», explica.

Nacho: “Tengo muchos proyectos hablados para los próximos meses”

En palabras del joven, su primera semana fue bastante dura. «Pocas horas de descanso, mucho trabajo y mucho viaje para visitar a proveedores para hacerme con los mejores«, relata el emprendedor. A pesar de todo ello, Nacho se muestra contento con el funcionamiento de su pequeña tienda. «He hecho ya algún que otro trabajo y tengo muchos proyectos hablados para los próximos meses», añade.

En este sentido, el joven asegura que ha sido una buena idea abrir su tienda ahora dado que se acerca la temporada alta de náutica. Sin embargo, es consciente de que los próximos meses serán duros. «Tendré que sacrificar mi verano y trabajar duro para sacar adelante la empresa«.

Sin embargo, se muestra motivado con su causa pues el joven ya está pensando en ampliar su pequeña oficina y expandirse en otros puntos de la geografía española. «Pero a poco a poco», añade Nacho desde el otro lado del teléfono, quien ya se encuentra camino a Castellón para visitar a uno de sus proveedores.