El Paciente Cero:

(SONIA GARCÍA).- Hace un año, el coronavirus parecía una epidemia remota. La sociedad valenciana vivía el día a día con toda normalidad. La Plaza del Ayuntamiento acogía a más de mil personas a las 14 horas. Los asistentes a la mascletá escuchaban la explosión de los petardos pero lo que no percibían era el estallido del primer brote de coronavirus que sucedía simultáneamente.

La COVID-19 se adentró en la Comunitat Valenciana. Viajó desde Milán alojado en un periodista deportivo que cubría el partido del Valencia CF contra el Atalanta. Unos días después del encuentro, el 27 de febrero, se confirmaba la noticia: Kike Mateu era el primer positivo de la ciudad.

Ahora, un año después ha confesado que el sentimiento de culpa fue tremendo. Actualmente, todavía continúa siendo un “conejillo de indias” y sigue sometiéndose a controles y pruebas para ver cómo se desarrolla su caso un año después. Toda su experiencia la narra en su libro ‘Paciente Cero’, que ha tenido una gran acogida entre los lectores. Sin embargo, Kike asegura que el libro “no es lo que te esperas” y relata “muchas cosas diferentes” que sorprenden.

Imagen
Kike Mateu en el partido Atalanta – Valencia CF desde Milán.

Hace un año todo lo relacionado con el coronavirus y sus síntomas era todo un misterio para la mayoría, ¿Cómo dio cuenta de que tenía COVID?

A los tres días de regresar de Italia empecé con síntomas y tomé preocupaciones sobre todo con la familia. No pensé que tuviese coronavirus porque en Italia oficialmente habían dos casos, creía que era una gripe. Dejé de ir a trabajar hasta que fui al hospital y me dijeron que era coronavirus. Tuve los síntomas de un resfriado pero la tos era diferente. La fiebre fue lo último en aparecer acompañada de una sensación de ahogo que no tiene nada que ver con lo que se vive en los resfriados.

¿Contagió a algún familiar o amigo?

Sí, sé exactamente a todas las personas que contagié. Al ser el paciente cero, los rastreadores estaban todos a mi disposición. Siguieron todo mi rastro desde que regresé de Italia. De mi familia en cambio no se contagié a nadie, no se sabe el motivo ni tampoco han sabido explicármelo científicamente.

¿Recuerda esos primeros días en el hospital? 

La primera semana en el hospital fue terrible. Estaba encerrado pero a mi alrededor aparecían personas y casos a los que había contagiado yo. Fui sabiendo minuto a minuto a quién contagié con el sentimiento de culpa que genera eso. También fui sabiendo su evolución, como empeoraban y como estuvieron cerca de la muerte, eso te genera una sensación terrible.

Imagen
La habitación del Hospital Clínico de Valencia en la que vivió Kike su cuarentena.

Al margen de los demás contagiados, ¿Temió por tu vida?

Miedo a morir no tuve nunca, por mi carácter nunca pienso en negativo. Los datos que teníamos eran que el 85% de la población lo pasaba con síntomas tolerables. En el hospital cogí una infección bacteriana que me dejó con 40 grados de fiebre. Pese a esto, no pensaba que fuese a morir aunque mi mujer sí lo creía. Los que están fuera, sabiendo que tenía neumonía y cuarenta de fiebre, lo vivieron de otra manera.

¿Cómo fue la rehabilitación y las pruebas posteriores?

Hice una semana de aislamiento en casa y afortunadamente no tuve ninguna secuela. Ahora me hacen controles porque a los primeros pacientes nos llevan un seguimiento muy estricto, nos tiene muy controladlos. Lo de ser conejillo de indias no es solo cuando estás contagiado, también después. Con las pruebas han podido ver cómo evolucionaron mis anticuerpos con el paso del tiempo.

Como paciente que estuvo 25 días ingresado, ¿Qué opina sobre el actual protocolo?

Con la saturación hospitalaria de ahora, la gestión es diferente a la que yo viví. Que se dé el alta sin PCR me parece igual de mal que cuando mandaban a casa a enfermos con neumonía. deberían estar en un hospital pero cuando no hay espacio se toman decisiones que no son lógicas.

En un enfermo de coronavirus no se sabe cómo va evolucionar su enfermedad. No le puedes dar el alta porque igual está enfermo. Yo estuve 30 días infectado, habría estado 10 días en el hospital y 20 contagiando a gente en la calle. Científicamente no es responsable.

A raíz de su contagio publicó el libro ‘Paciente Cero’, ¿Qué puede encontrar el lector en él?

El libro ‘Paciente Cero’ no es lo que te esperas. Te esperas el diario de uno que ha pasado la enfermedad y te encuentras con una historia distinta. Mi testimonio es muy diferente a los que pasaron después: cómo se llega a esa historia, cómo es la vida dentro un hospital, las cosas que pasan ahí dentro, etc. Son cosas que no conoce nadie si no estás ahí dentro. La gente no vive en un hospital, la vida de un hospital no se conoce.

Tampoco las connotaciones externas, lo que supuso mediáticamente que fuese el primer testimonio en hablar. Me convertí en la cara más conocida de la pandemia saliendo en los informativos e incluso en ‘Sálvame’ todos los días.

El libro es una mezcla entre lo que yo viví personalmente al ser el paciente cero en una provincia tan grande y uno de los primeros 10 de España. Es un paralelismo entra la evolución de la pandemia y mi experiencia.

Es un tema real, de actualidad y que le puede pasar a cualquiera. Se ha vendido muy bien. De hecho, no he recibido ni una sola crítica a través de las redes sociales. Me ha escrito gente de toda España muy contenta con lo que ha leído.